Diario Vasco

Barcelona, 9 nov (EFE).- Una docena de entidades, entre ellas Òmnium Cultural, los sindicatos UGT y CCOO, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o la asociación de consumidores FACUA, han censurado hoy de forma conjunta la sentencia del Tribunal Supremo (TS) en torno al impuesto sobre las hipotecas.

Acompañadas por algo más de un centenar de personas, estas organizaciones se han concentrado frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y han denunciado que la citada sentencia es "otro acto contra la lógica y contra los intereses de la mayoría de la población".

Bajo el título "No a la sentencia del Tribunal Supremo, justicia social", el manifiesto firmado por doce entidades afirma que "el cambio de criterio y la forma como se ha producido provocan una innegable alarma social y ponen en duda la falta de independencia judicial".

Por ello, los convocantes exigen "coherencia democrática" y que "los poderes del Estado tengan en cuenta los derechos de la ciudadanía y no los intereses exclusivamente de la oligarquía financiera y los poderes fácticos de siempre".

El manifiesto indica, además, que el cambio legislativo propuesto por el Gobierno, aunque va "en la buena línea", "no es suficiente" porque "no tiene efectos retroactivos y no soluciona el fondo del problema".

Asimismo, afirma que "la reforma laboral y los recortes han ejercido de trituradoras de derechos, condiciones laborales y salarios" y que, por ello, es "necesaria una derogación de leyes antisociales que hicieron más precaria la vida de muchísima gente".

El secretario general de la UGT, Josep Maria Álvarez, ha señalado desde el escenario que la sentencia del Supremo ha demostrado que la Justicia "no es tan independiente" y ha pedido medidas retroactivas para que "se devuelva el dinero" a los ciudadanos que han firmado hipotecas.

Además, ha subrayado: "No puede ser que se valore más importante si las entidades financieras suben o bajan que si las personas pueden llegar a fin de mes".

El secretario general de CCOO en Cataluña, Javier Pacheco, ha criticado "el deterioro de la Justicia" y ha asegurado que "estas decisiones debilitan las garantías de los instrumentos democráticos".

Por parte de Òmnium, en cambio, el vicepresidente de la entidad, Marcel Mauri, ha sostenido que "no existe libertad en un país si no hay justicia social" y ha dicho que en España no hay "independencia judicial" ni la Justicia "es justa".

El resto de entidades que han apoyado la convocatoria son la Mesa del Tercer Sector, el Consell de la Joventut de Catalunya, el grupo promotor de la Ley 24/2015, la Unió de Pagesos, la Unión Sindical Obrera de Cataluña y LaFede.