Diario Vasco

Naciones Unidas, 9 nov (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos declaró hoy que su actual aportación de fondos a la ONU es "desproporcionada" y avanzó que quiere reducirla, en concreto en el ámbito de las operaciones de paz.

"Llamo a todos a apoyar un reparto de la carga más equitativo en lo que se refiere a la financiación del mantenimiento de la paz", dijo al Consejo de Seguridad la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

La diplomática, que dejará el cargo a final de año, ha mantenido desde su nombramiento la necesidad de que Washington vea reducida su factura en la ONU, donde es con diferencia el mayor contribuyente.

Hoy, dejó claro que EEUU no quiere pagar más del 25 % del presupuesto de las operaciones de paz, por debajo del 28,5 % que aporta actualmente.

En 2018, el presupuesto total de esas misiones ascendió a 6.700 millones de dólares y las cuentas de 2019 serán negociadas en diciembre.

"El mes próximo, tendremos una importante decisión sobre cómo distribuimos los costes del mantenimiento de la paz. A Estados Unidos le corresponde actualmente una parte desproporcionada de esos costes, incluso para nosotros", insistió Haley.

La embajadora estadounidense se pronunció así durante un amplio debate organizado por China en el Consejo de Seguridad para discutir el estado del multilateralismo y el papel de Naciones Unidas.

Haley, en línea con los mensajes del presidente de EEUU, Donald Trump, se mostró crítica con los resultados que ofrece la organización y, en especial, con las críticas que a veces recibe su país en la Asamblea General.

En concreto, mencionó la reciente aprobación de una resolución en ese órgano pidiendo el fin del embargo sobre Cuba, un paso que, según dijo, hace la vista gorda ante un "régimen bárbaro" para tratar de dar un golpe de EEUU.

"Hay veces que los estadounidenses cuestionan su generoso apoyo a Naciones Unidas. Hay veces que tenemos la tentación de creer que el multilateralismo ha sido un mal negocio para Estados Unidos, que podríamos ser más efectivos defendiendo nuestros principios e intereses en solitario", apuntó.

"Y hay veces que esa conclusión es la correcta", insistió Haley, subrayando que los estadounidenses quieren ver un "retorno" de su "inversión".

Mientras tanto, en el mismo debate, el secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió de que el multilateralismo y las estructuras internacionales creadas tras la Segunda Guerra Mundial siguen siendo vitales.

"Hay ansiedad, incertidumbre e imprevisibilidad alrededor del mundo. La confianza está reduciéndose, dentro de países y entre ellos", señaló Guterres, que hizo un llamamiento a todos los líderes a recuperar la unidad y la cooperación.