Diario Vasco

Antananarivo, 9 nov (EFE).- La misión de observación de la Unión Europea (UE) para las elecciones presidenciales de Madagascar celebradas el 7 de noviembre reveló hoy en sus conclusiones preliminares que "el pueblo malgache votó en calma para consolidar la democracia".

En un informe hecho público hoy en una rueda de prensa en Antananarivo, la UE señaló algunas disparidades y "anomalías", sobre todo, antes del día de votación y que no afectarían a la credibilidad del resultado.

Los comicios, según la misión, se desarrollaron "en un clima de calma y de manera generalmente ordenada".

Sin embargo, la misión de la UE, liderada por Cristian Preda, resaltó que la reforma electoral que eliminó el límite de gasto en la campaña electoral provocó disparidades entre los tres principales candidatos, los expresidentes Hery Rajaonarimampianina (2014-2018), Andry Rajoelina (2009-2014) y Marc Ravalomanana (2002-2009), y el resto de candidatos.

Por otro lado, lamentó que no se siguieran sus recomendaciones para garantizar la paridad política, y sólo hubiese cinco mujeres entre el total de 36 candidatos, por lo que estuvieron "infrarrepresentadas en la escena política".

Además, también resaltó "un cierto desorden" en el proceso de identificación de los electores en los centros de votación, debido a que los carnés electorales se repartieron "en el último momento".

Según los últimos resultados de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) -muy provisionales pues solo contabilizan 1.626 de los 24.853 centros de votación- Rajoelina y Ravalomanana disputarían una segunda vuelta, ya que actualmente cuentan con el 42,85 % y el 39,89 %, respectivamente.

Además, Rajaonarimampianina habría conseguido menos del 5 %, lo que supondría un batacazo para el presidente saliente.

La CENI tiene autoridad para publicar los resultados, pero solo el Tribunal Constitucional ratificará y hará públicos los resultados oficiales.

Si ninguno de los 36 candidatos logra sumar mayoría absoluto, la mitad más uno de los votos, está previsto que se celebre una segunda vuelta el próximo 19 de diciembre.

Estos comicios pueden constituir un punto de inflexión en la mejora de la situación política del país, en crisis desde hace casi una década cuando un golpe de Estado quitó el poder a Ravalomanana en 2009.

La crisis se agravó el 21 de abril de 2018, después de que cuatro manifestantes murieran en Antananarivo en una protesta contra las nuevas leyes electorales aprobadas en el Parlamento.

Menos de un mes después, el Tribunal Constitucional intervino y ordenó al entonces jefe de Estado, Hery Rajaonarimampianina, a nombrar un nuevo Ejecutivo de consenso y adelantar las elecciones.