Diario Vasco

Madrid, 9 nov (EFE).- Docentes, estudiantes, sindicatos y familias de la comunidad educativa consideran insuficiente las medidas de la "Propuesta para la modificación de la Ley Orgánica de Educación" del Gobierno y piden la derogación total de la Lomce y una reforma profunda del sistema educativo.

Según el borrador de modificación de la denominada Ley Wert, la Religión ya no será materia de oferta obligatoria en 1º y 2º de Bachillerato ni su calificación contará en la nota media de acceso a la Universidad y se plantea también la eliminación de las "revalidas" de fin de Primaria, Secundaria y Bachillerato, entre otras cuestiones.

Los estudiantes, aunque ven "con buenos ojos" estas propuestas del departamento de la ministra Isabel Celaá, creen que el Gobierno debería ser "más valiente" y no limitarse a resolver los problemas urgentes del sistema educativo.

Por ello, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes CANAE, pide que se sienten las bases de un modelo educativo más estable y anuncia una batería de propuestas para acometer esta reforma.

Además, abrirá un "proceso participativo en los centros educativos para recoger el sentir de los estudiantes" y advierte de que ningún cambio normativo funcionará sin la participación ?real y efectiva? de todos los sectores de la comunidad educativa.

Por su parte, el sindicato de docentes ANPE, considera que el documento "es una de tantas reformas que se han sucedido" y critica que contempla "cambios legislativos superficiales sin la reforma profunda que necesita nuestro sistema educativo".

ANPE, que exige que estas propuestas se debatan en la Mesa de Negociación del personal docente, cree que la propuesta del ejecutivo no aborda la vertebración y la cohesión del sistema educativo, al no definir los contenidos básicos y comunes.

También cree que el Gobierno se ha quedado corto en sus propuestas la Confederación de Docentes Stes, que ha pedido la "derogación clara y contundente de la actual ley de educación", al segurar que "modificar no es lo mismo que derogar".

Advierte Stes de que la comunidad educativa "no va a aceptar maquillajes de una norma impuesta" y exige a Celaá la convocatoria inmediata de la Mesa de Negociación para empezar a tratar esta propuesta legislativa con las organizaciones sindicales.

La Confederación de Padres y Madres del alumnado (CEAPA) ha aplaudido la propuesta del Gobierno y ha manifestado a Efe que es "muy positiva" porque "ya es hora de que se entierre la Lomce que ha sido una ley nefasta para la educación en España".

Desde CCOO, también se insiste en que el PSOE siempre ha defendido la derogación total de la denominada Ley Wert, aprobada en 2013, por lo que el responsable de educación del sindicato, Francisco García, asegura que "sigue pendiente su sustitución por otra ley".

Considera que la mayoría de las iniciativas del equipo de Celaá, "aun siendo insuficientes, van en la dirección de las peticiones de la comunidad educativa en las movilizaciones de los últimos años", aunque CCOO iría "más lejos" con la asignatura de Religión y la sacaría del horario escolar.

A pesar de ello, reconoce que quitar el carácter el curricular y evaluable de esta materia y que no puntúe para la nota media de acceso a la Universidad "es incomparablemente más justo que la situación actual".