Diario Vasco

San Sebastián, 9 nov (EFE).- El Super Amara Bera Bera, irregular en la liga femenina española, buscará su mejor versión en la Copa EHF europea, en la ida de tercera ronda en casa de un asequible aunque peligroso Dunaujvarosi de Hungría.

El equipo español, vigente campeón de liga, se ha dejado tres puntos esta temporada, pero también ha sido capaz de una exhibición desconocida en la última década ante su gran rival, el Rocasa, hace tres semanas, lo que lo mantiene colíder tras vencer con apuros a Granollers este miércoles.

Europa, sin embargo, se le resiste al conjunto que entrena este año Imanol Álvarez, sucesor de Monse Puche en el banquillo, quien quiere recuperar el balonmano exitoso que exhibió el equipo en su primera etapa como técnico en San Sebastián.

Antes de recalar en esta competición el equipo vasco lo intentó en la Champions League pero no pudo superar la criba previa al perder contra el poderoso conjunto alemán de Bietigheim por 33-27 y hacerse con la tercera plaza con su paliza al Jomi Salermo (40-20), que le eximió de jugar la ronda anterior.

El partido de vuelta en la capital guipuzcoana la próxima semana obliga a jugar con cabeza en Hungría porque la victoria no es obligatoria y lo que está en juego es un buen resultado que le permita mantener viva la eliminatoria y resolver ante su afición.

Tras evitar a los "cocos" de la competición europea, como el Kuban ruso, el Rostov o Vibor, las húngaras parecen un rival más asequible ya que en su campeonato doméstico no van bien clasificadas, aunque la liga centroeuropea es una de las grandes del continente.