Diario Vasco

Lisboa, 9 nov (EFE).- El Banco Comercial Portugués (BCP), una de las mayores entidades financiera del país, cerró los nueve primeros meses del año con un beneficio neto de 257,5 millones de euros, un 93 % más que en el mismo período de 2017, informó hoy la entidad.

En un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores lusa (CMVM), la entidad señaló que, sólo en el tercer trimestre, su beneficio neto ascendió a 106,8 millones, más del doble que el año anterior, lo que ha permitido al BCP superar las expectativas del Banco Portugués de Inversión (BPI), que apuntaban a un valor medio de 93 millones.

Por zonas, la actividad en Portugal creció hasta los 115 millones, mientras que el negocio internacional aumentó el 7,2 % hasta los 140,8 millones.

Los resultados en Portugal se vieron favorecidos por la evolución positiva de los activos, según el BCP, que ha subrayado también que la actividad internacional estuvo impulsada por las filiales de Polonia y Mozambique.

El margen financiero del banco -diferencia entre los intereses cobrados en préstamos y los pagados en depósitos- creció el 2,9 %, hasta los 1.052,8 millones.

El principal accionista del BCP es el grupo chino Fosun, que controla el 27 % del capital, seguido de la petrolera angoleña Sonangol (20 %), el fondo de inversión estadounidense Blackrock (2,8 %), la eléctrica lusa EDP (2,1 %) y otros accionistas menores.

Los títulos del BCP, que opera en Portugal, Polonia, Mozambique y Angola, ganaban un 1,13 % durante la primera parte de la sesión en la Bolsa de Lisboa, hasta los 2,54 euros por acción, lo que refuerza el crecimiento del banco en las últimas dos semanas, en las que ha registrado una revalorización superior al 17 %.