Diario Vasco

Barcelona, 13 oct (EFE).- España quiere recuperar ocho años después el cetro mundial de la pelota vasca en los Campeonatos del Mundo que este domingo comienzan en Barcelona con México, actual campeón, y Francia como grandes rivales para sumar el octavo título de su historia y alargar su hegemonía en este deporte.

La pelota vasca del más alto nivel vuelve a la capital catalana 26 años después del gran impulso recibido en los Juegos Olímpicos de 1992 donde fue deporte de exhibición y se dio a conocer al mundo.

El escenario de la competición que desde 1952 organiza la Federación Internacional de Pelota Vasca (FIPV) volverá a ser el mismo que en el 92: el CEM Olimpics de la Vall d'Hebron.

Las primeras rondas también se disputarán en los Frontones Municipales de Bac de Roda con 14 selecciones nacionales compitiendo en 14 títulos en cuatro especialidades: mano, pala-paleta, cesta punta y frontenis. En total se jugarán 160 partidos hasta el próximo sábado 20 de octubre.

Si la cita olímpica del 1992 sirvió de escaparate mundial a la pelota vasca, el Mundial de 2018 supondrá un nuevo impulso a este deporte con la participación de pelotaris profesionales por primera vez en los 66 años de historia de la competición.

Los españoles Iñaki Goikoetxea y Mikel Beroiz; los mexicanos Arturo Rodriguez 'Turi' y David Álvarez Murillo 'Stich'; el argentino Pablo Fusto, o el francés Baptiste Ducassou, todos ellos profesionales, serán las grandes estrellas en Barcelona.

En la competición femenina, algunas de las pelotaris a seguir serán la española Maider Mendizabal y la francesa Maritxu Housset, ambas en la competición de paleta de goma en frontón de 30 metros; y la mexicana Paulina Castillo, que competirá también en paleta de goma y en frontenis.

Unos 300 pelotaris de España, Francia, Italia, Estados Unidos, Cuba, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, El Salvador, Guatemala y México competirán en los frontones de la Vall d'Hebron y Bac de Roda.

La selección española aspira a volver a ganar el Mundial después de que hace cuatro años en Zinacantepec (México) quedará en segunda posición del medallero tras los anfitriones al conseguir cuatro oros -dos menos que México- cuatro platas y cinco bronces.

Los pelotaris españoles tienen centrados sus objetivos en ganar las modalidades que se juegan en el frontón de 36 metros y sobre el frontón largo de 54 metros. En esta última cancha se disputa la especialidad de cesta punta, con Iñaki Goicoetxea como gran estrella en el también llamado Jai Alai.

En el pasado Mundial, España se llevó el triunfo en tres de las cuatro especialidades que se juegan en el frontón de 36 metros y ganó también en cesta punta. Alberto Ongay o Emiliano Skufca serán algunos de los pelotaris españoles que defenderán título en la Vall d'Hebron.

México intentará seguir siendo el rey del frontenis y la paleta de goma en el frontón de 30 metros, después de ganar las cuatro especialidades disputadas en sus mundiales de 2014 sobre esta cancha. Será en esta competición donde España, con la afición a su favor, se jugará sus opciones de conquistar el medallero.

La mayor incertidumbre estará seguramente en qué país dominará la competición en trinquete o cancha cerrada, donde la participación de profesionales hará subir las opciones de Francia de sumar más títulos. México, Argentina y Francia se llevaron dos títulos mundiales cada uno en la edición de 2010 sobre esta cancha.

El Mundial de Barcelona de pelota vasca dará también un salto fundamental para su difusión con el uso de las nuevas tecnologías, ya que se podrán seguir en directo por Internet los partidos y los resultados de la competición.

La inauguración de los campeonatos será este domingo a las 19:00 horas. Antes (18:00 horas) la competición dará el pistoletazo de salida con un España-Argentina de paleta de cuero en frontón de 36 metros.