Diario Vasco

Valladolid, 12 oct (EFE).- El Recoletas Atlético Valladolid viaja a Santander, donde este sábado se enfrentará al Blendio Sinfin con el objetivo de seguir sumando para hacer frente a un calendario que en las próximas jornadas llevará a los vallisoletanos a enfrentarse a los rivales más fuertes de la liga.

Los de David Pisonero ocupan la segunda posición de la tabla después de un gran inicio de temporada que les ha permitido obtener importantes victorias, como la última cosechada ante el BM Benidorm, que sirvió para refrendar el buen trabajo realizado y la unión de la plantilla azulona.

Aunque ha escalado posiciones, con el mérito de ser uno de los presupuestos más bajos de la Asobal, la plantilla vallisoletana es consciente de que habrá "rachas malas" y que, por tanto, "todo lo que signifique sumar será un gran paso", ya que cada año la liga está más igualada.

Es la opinión de Abel Serdio, recientemente convocado por Jordi Ribera para formar parte de la selección española absoluta, pero también Pisonero dejó claro que es "importante mantener los pies en la tierra y saber dónde se está", de ahí que confíe en que sus jugadores "salgan con la máxima concentración" en Santander.

Porque sabe que no será una salida fácil, "puesto que es un rival diferente a lo que se puede ver en Asobal, al jugar con gente pequeña, muy rápida, que juega un balonmano de tú a tú, que se muestra muy fuerte atrás y que en su casa se empodera", pero confía en que su equipo "mantenga su capacidad para adaptarse a las diferentes situaciones".

El Recoletas Atlético Valladolid estará acompañado en tierras cántabras por cerca de un centenar de aficionados que se desplazarán para ver el encuentro, por lo que los 'gladiadores azules' seguirán contando con el apoyo de su público, que ha podido ver cómo su equipo bate récords de puntuación.