Diario Vasco

Zaragoza, 12 oct (EFE).- Agentes de Policía Nacional han detenido en Zaragoza a tres miembros de una red criminal china, dos mujeres y un hombre, que explotaba sexualmente a una mujer de su misma nacionalidad que habían captado previamente con una falsa oferta de trabajo.

Según informa la Dirección General de la Policía, la mujer era forzada a mantener relaciones sexuales contra su voluntad tanto en un domicilio habilitado por la red para esta labor como en desplazamientos a domicilios, y era maltratada brutalmente cuando trataba de negarse.

La operación se inició el pasado día 8 tras ser asistida por un agente, en una calle del barrio de Delicias de la capital aragonesa, una mujer china que relató haber sido agredida en el interior de un domicilio cercano en el que era obligada a prostituirse.

Tras ser atendida en un centro hospitalario y ser incorporada al protocolo de protección de víctimas de la trata de seres humanos, los agentes procedieron a la identificación y localización de dos mujeres y un hombre de nacionalidad china, todos en situación irregular en el país, como presuntos autores de los hechos.

Los detenidos, a los que se les imputan presuntos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y lesiones, captaron a su víctima con una falsa oferta de trabajo de masajista que encubría los fines delictivos del grupo.

Esta mujer no solo era prostituida en una vivienda del barrio de Delicias sino que era obligada a salir a hoteles y viviendas particulares para citas sexuales, siempre acompañada por un miembro de la banda para que no pudiera escapar o denunciar los hechos.

Las fuentes citadas señalan que los detenidos están relacionados con una investigación llevada a cabo en 2016 para desmantelar una mafia de origen chino dedicada a la regularización fraudulenta, mediante cobro, de ciudadanos de su país.

Esta investigación permitió detectar que una rama de esta organización se dedicaba de forma simultánea al tráfico de mujeres chinas para ser explotadas sexualmente en Zaragoza.

Algunos de los investigados cuenta con detenciones previas por delitos similares por los que están pendiente de juicio.

Las investigaciones policiales siguen abiertas, y no se descartan que se produzcan nuevas detenciones.