Diario Vasco

Nueva Delhi, 12 oct (EFE).- Un avión de la filial de bajo coste de la aerolínea estatal Air India golpeó un muro cuando despegó hoy de la ciudad de Trichy (sur indio) y continuó el vuelo durante tres horas, a pesar de haber sufrido daños en el fuselaje, antes de aterrizar en Bombay (Mumbay).

El propio personal del aeropuerto de Trichy alertó al piloto del avión, que despegó a la 1.30 hora local (20.00 GMT del jueves) con 130 pasajeros a bordo, de que el avión "pudo haber entrado en contacto con el muro que rodea el aeropuerto", explicó Air India Express en un comunicado.

Tras recibir la notificación bado, el piloto informó de que los sistemas del aparato operaban con normalidad, aunque "como medida de precaución" se decidió realizar un aterrizaje en Bombay, a tres horas de vuelo, de acuerdo con la nota.

Los medios de comunicación indios mostraron imágenes del vientre del avión desgarrado por el impacto, tras su llegada a la ciudad portuaria, así como del agujero hecho por el aparato en la pared de ladrillo que rodea al aeropuerto de Trichy.

"Los 130 pasajeros y los 6 miembros de la tripulación a bordo del avión aterrizaron de forma segura. Ninguno resultó herido", señaló la compañía.

Según la fuente, el piloto y el copiloto, que suman más de 3.000 horas cada uno al mando de aviones Boeing 737, han sido suspendidos mientras se investiga lo ocurrido.

El ministro de Aviación Civil, Suresh Prabhu, afirmó en la red social Twitter que funcionarios del Consejo General de Aviación Civil (DGCA) han llegado al aeropuerto para comenzar la investigación.

"Air India ha formado un subcomité dirigido por un director independiente del consejo directivo para examinar todos los problemas relacionados con la seguridad en la organización y sus filiales", añadió Prabhu.

El Gobierno indio trató a principios de año -sin éxito- vender el 76 % de las acciones de la endeudada aerolínea, de la que se estima que debe unos 7.700 millones de dólares (6.446 millones de euros).

El incidente tuvo lugar menos de un mes después de que los pasajeros de un avión de la compañía india Jet Airways tuvieran que recibir atención médica, después de que una pérdida de presión les provocase hemorragias nasales y dolor de oídos, un suceso que obligó a los pilotos a dar media vuelta en pleno trayecto.