Diario Vasco

Maputo, 4 oct (EFE).- Al menos 90 personas murieron en el último año en el norte de Mozambique y 67 resultaron heridas en ataques atribuidos al grupo yihadista Al Shabab, que no guarda relación con la organización homónima somalí, informó hoy la Policía.

Los atentados ocurrieron en la provincia de Cabo Delgado, donde también provocaron la destrucción de 1.605 viviendas desde octubre de 2017, dijo el comandante general de la Policía de la República de Mozambique, Bernardino Rafael, en declaraciones a la prensa en maputo.

Asimismo, precisó, las fuerzas del orden han detenido en el último año a 280 presuntos miembros de Al Shabab, de los cuales 189 están siendo juzgados por el Tribunal Judicial de Cabo Delgado.

"Las Fuerzas de Defensa y Seguridad están controlando al grupo de malhechores", aseguró Rafael, al subrayar que la Policía y el Ejército trabajan "arduamente para restablecer el orden y la seguridad pública en esa región".

Ese aparente control contrasta con las recientes declaraciones del presidente de Mozambique, Filipi Nyusi, que el pasado 25 de septiembre, en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, habló de una amenaza "de carácter global que implica a nacionales y no nacionales" y que tiende a "extenderse hacia otros países vecinos".

Además, un informe de la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambre (FEWS Net, por sus siglas en inglés) publicado a principios de semana indica que la falta de alimentos se está agravando en zonas del interior de Cabo Delgado por los ataques causados por estos "malhechores" que los residentes locales llaman "Al Shabab".

Desde octubre de 2017, el nuevo Al Shabab aterroriza el norte de Mozambique, donde se localizan importantes yacimientos de gas natural y petróleo con concesiones a multinacionales como la italiana ENI o la estadounidense Anadarko.

La embajada de EEUU y el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido emitieron hace meses sendas recomendaciones a sus ciudadanos para que abandonen la zona.

Aunque este Al Shabab clama defender la ideología islámica, un estudio académico reciente asegura que busca causar inestabilidad en Mozambique y permitir que siga el comercio ilegal de madera, marfil y rubíes, que reporta millones de dólares anuales.

Esta nueva organización no tiene vínculos directos con el grupo homónimo somalí ni busca crear un Estado islámico en el norte de Mozambique, según el profesor universitario y estudioso sobre el grupo yihadista João Pereira.