Diario Vasco

Valladolid, 16 sep (EFE).- El Recoletas Atlético Valladolid y el Bidasoa Irún se repartieron los puntos en un partido muy intenso e igualado, en el que ambos equipos mantuvieron una seria defensa, con buenas actuaciones de los porteros, pero en el que los locales fallaron demasiado en ataque.

Comenzó el choque con una gran intensidad, y con un Atlético Valladolid dispuesto a hacer valer su fortaleza defensiva, con un 5:1 en el que Miguel Camino actuó de avanzado, pero muy errático en el plano ofensivo, con precipitaciones y malas decisiones, que permitió al Bidasoa tomar la iniciativa en el marcador (3-5).

Además, el conjunto vasco se mostró muy férreo en su zona, a lo que se añadió un seguro Luan en la portería visitante, provocando más fallos en el ataque local, que David Pisonero trató de corregir con un primer tiempo muerto en el minuto 13 y un 3-6 en el marcador, tras el claro dominio inicial del Bidasoa.

Dos exclusiones consecutivas del conjunto vasco, a la que se añadió una tercera, por un error en el cambio de jugadores, dio vida a los vallisoletanos, que endosaron un parcial de 2-0 para recortar las diferencias de 3-7 al 5-7, que pudo haber sido mayor, pero el Bidasoa aprovechó la experiencia de De la Salud y la efectividad de Luan en la portería para impedirlo.

Pero los vallisoletanos no bajaron los brazos y aumentaron la presión defensiva para tratar de imprimir más velocidad al choque, lo que sorprendió al cuadro irundarra que, por primera vez en el partido, se vio por detrás en el electrónico (10-9) y que nada pudo hacer para impedir que los locales llegaran al descanso con ventaja (13-11).

Los de Jacobo Cuétara salieron en tromba, con un Renaud-David muy enchufado, que volvió a igualar el marcador, aunque los vallisoletanos reaccionaron inmediatamente para seguir imprimiendo un fuerte ritmo y no perder el control en el juego, merced a la defensa y a la actuación de César Pérez en la meta local.

El mejor juego colectivo y la capacidad de lucha de los vallisoletanos, comandados por Diego Camino y Adrián Fernández, permitió al Recoletas aumentar las diferencias hasta los tres goles (21-18), que Cuétara buscó cortar con un nuevo receso, que resultó tremendamente efectivo, ya que su equipo remontó (22-22).

Tuvo que ser Pisonero el que parase el tiempo para tratar de recomponer el sistema táctico para los nueve minutos finales, pero ninguno de los dos equipos estaba dispuesto a ceder, y se llegó a los veinte últimos segundos con empate a 24-24 y posesión para los locales, pero éstos no pudieron aprovecharla, por lo que los puntos se repartieron.

Ficha técnica:

24- Recoletas Atlético Valladolid (13+11): César Pérez, Diego Camino (5), Serdio (3,2p), Roberto Pérez (-), Serrano (3), Miguel Camino (-), Víctor Rodríguez (2), Héctor González (1), Río (1), Adrián Fernández (5,1p), Mouriño (1), Turrado (-), Miguel Martínez (1), Dani Pérez (2).

24- Bidasoa Irún (11+13): Luan (Xoan, ps), Zabala (1), Esteban Salinas (5), Rodrigo Salinas (4), Azkue (3), Tesoriere (-), Rudy Seri (3), Aldaba (-), Barthe (-), Iker Serrano (2), Renaud-David (4), De la Salud (2,1p).

Parciales: 2-3, 2-5, 3-7, 5-8, 10-9, 13-11 -descanso-; 15-13, 16-15, 18-18, 22-21, 22-23 y 24-24 (final).

Árbitros: Jordi Ausás Busquets y Miguel Florencio Virgili (Federación catalana). Excluyeron a Mouriño (m.25), Serdio (m.27), del Recoletas Valladolid, y a Tesoriere (m.16 y 22), Barthe (m.18), Serrano (m.18), del Bidasoa Irún.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de Liga Asobal, disputado en el Polideportivo Huerta del Rey ante unos 1.500 espectadores.