Diario Vasco

Tiflis, 16 sep (EFE).- Decenas de popes georgianos se congregaron la madrugada de hoy en la principal plaza de la capital georgiana en una misa-mitin contra los planes del Gobierno de Georgia de legalizar el cultivo de la marihuana para su exportación con fines medicinales.

"La postura del patriarca de Georgia, Elías II es clara: hay que impedir que se apruebe esa ley", dijo a prensa Shalva Kekelia, portavoz de la Iglesia ortodoxa georgiana, autocéfala.

El patriarca, agregó el pope, tachó en su momento de "gran maldad" y "traición al país" la decisión de Tribunal Constitucional de Georgia de legalizar el consumo de marihuana.

"El 90 % de los ciudadanos se pronuncia en contra del cultivo de la marihuana en Georgia. No necesitamos ingresos generados de este modo", recalcó Kekelia.

Otro de los participantes en la misa-mitin, el sacerdote David Isakadze, llamó a los feligreses a unirse a la "lucha contra planes que son un crimen contra país, contra el pueblo y contra Dios".

El primer ministro de Georgia, Mamuka Bajtadze, anunció el martes pasado que el país empezará a cultivar marihuana para uso cosmético y medicinal que planea destinar a la exportación.

"La producción y posterior exportación de marihuana con fines medicinales se convertirá en un nuevo sector económico que reportará grandes ingresos y ayudará a vencer la pobreza", explicó en una entrevista con el canal de televisión Imedi, el ministro de Hacienda, Ivané Machavariani.

Agregó que se trata de un mercado que crece en progresión geométrica y que, según distintas estimaciones, para el bienio 2024-2025 este rondará los 25.000 millones de dólares.

Según Machavariani, en los próximo dos o tres años el Gobierno georgiano calcula ingresar 1.000 millones de laris (unos 400 millones de dólares) en concepto de exportación de marihuana.

Las licencias para el cultivo de marihuana y su posterior exportación tendrán un coste de 25.000 laris (unos 10.000 dólares) y serán expedidas por un agencia especial que creará el Gobierno.