Diario Vasco

Redacción deportes, 16 sep (EFE).- El español Mario Mola, que este domingo ganó su tercer Mundial de triatlón, al acabar segundo la Gran Final disputada en Gold Coast -y tras sumar cuatro triunfos este año- dijo a EFE desde esa localidad australiana que no piensa ya en el cuarto título, pero que quiere "seguir mejorando"; y que el accidente de su novia, la también triatleta Carolina Routier, les "reforzó".

"La prueba la viví con intensidad; pero desde el principio las cosas se pusieron bien, porque hice una muy buena primera vuelta en (el segmento de) la natación; y eso da confianza", indicó, en conversación telefónica con Efe desde Australia, Mola, que ahora sólo tiene por delante en la lista de todos los tiempos al británico Simon Lessing -cuádruple campeón del mundo- y a su compatriota el gallego Javier Gómez Noya, único pentacampeón mundial de la historia; que ganó, al igual que él, de forma consecutiva sus tres últimos títulos.

"Hacía mucho viento y en la bici siempre hay tensión. Eso sí que tuve que gestionarlo. Pero, en cualquiera de los casos, sabía que no tenía que hacer la carrera de mi vida", explicó Mola, nacido hace 28 años en Palma de Mallorca y que esta temporada festejó victorias en Yokohama (Japón), Hamburgo (Alemania), Edmonton y Montreal (ambas en Canadá) antes de ser segundo este domingo en la Gran Final de Gold Coast, que ganó el francés Vincent Luis.

"Por eso, lo principal era gestionar la prueba con inteligencia", precisó el campeón balear, bronce en el Mundial de 2013 y plata en los de 2014 y 2015, que este domingo pudo festejar su tercer título en compañía de su novia, la también triatleta olímpica Carolina Routier, gravemente accidentada al ser arrollada por un coche el pasado mes de abril, mientras se entrenaba en bici en su Banyoles natal (Gerona).

"La verdad es que era consciente de que (el australiano) Jake (Birtwhistle) era el principal rival, así que cuando vi que salía junto a él y al resto de la gente fuerte en la bici, lo importante era no asumir demasiados riesgos", explicó Mola.

"No obstante, tienes que estar siempre muy atento, porque en bici puede haber bandazos o movimientos extraños. Siempre hay tensiones, como en cada carrera, pero esta vez más en el sentido de no cometer errores", precisó Mola, que ganó el sexto título seguido para España desde que es seleccionador de triatlón el vizcaíno Iñaki Arenal.

"Luego, corriendo (en el tercer segmento: el 10.000 a pie que completó el recorrido, de 1.500 metros a nado y 40 kilómetros en bicicleta) sabía que era cuestión de aguantar y aprovechar las circunstancias, que me eran favorables", dijo Mola, que cuestionado por Efe no sabe si éste fue el título 'menos complicado' de ganar.

"No sé si lo fue. Desde luego que este año he sido muy regular. Y llegué a la última prueba en una situación privilegiada. Los tres mundiales tuvieron su cosa, sí. Pero creo que he competido bien", comentó Mola, que a sus cuatro triunfos añadió dos segundos en Leeds (Inglaterra) y Abu Dabi; y su peor puesto fue un cuarto, en Bermudas, tan sólo unos días después del grave accidente de 'Carol'. Una circunstancia que convirtió, añadido al ahora feliz final, el año en una "montaña rusa emocional", según admitió el campeón de Palma.

"Uno no está preparado para estas cosas. Pero, a la larga, esto nos hizo salir reforzados. A nosotros y a nuestras familias. Este triunfo es de todos, pero sobre todo, lo es también de Carol", explicó 'SuperMario'.

"Ahora nos iremos a cenar. Hay que relajarse. Dentro de dos semanas tengo otra prueba de la 'SuperLeague', en Jersey (Reino Unido) y también me hace ilusión acabar la temporada en Mallorca (en otra carrera de esa competición). Pero el objetivo principal de la temporada era éste. Y habrá que celebrarlo, sí", afirmó.

"¿Pensar ya en el cuarto título? De momento, quiero disfrutar el tercero. Hay que valorarlo en su justa medida, porque supone mucho más de lo que yo me hubiera imaginado hace años", manifestó, tras ganar su tercer campeonato del mundo, Mario Mola.

"Pero si todo va bien, lucharé por seguir mejorando. Pero ya veremos, porque siempre aparece gente nueva o gente que quiere ganar su primer Mundial... lo que está claro es que no puedo bajar el listón", apuntó Mola, que obviamente, también tiene en su punto de mira los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

"Los Juegos de Tokio siempre estarán allí; y si no, ya os encargaréis de recordármelo", bromeó.

"Yo lo que tengo que hacer es centrarme en el día a día para intentar mejorar mis resultados en anteriores Juegos. Eso está en mis manos y me dejaré la piel en ello para llegar a Tokio en las mejores condiciones posibles", concluyó Mola. Sobre cuyo nuevo título también mostró su alegría, en breve conversación telefónica con EFE desde Gold Coast, Carolina Routier -primera en salir de las aguas de la playa de Copacabana, en la prueba olímpica de los Juegos de Rio (Brasil) hace dos años-, que explicó asimismo que está "contenta" por poder estar de nuevo entrenándose.