Diario Vasco

Ica , 16 sep .- La motociclista española Laia Sanz, que este domingo desistió de tomar la salida en la tercera y última etapa del Desafío Inca para terminar de recuperarse de una infección intestinal, aseguró que este rally sobre el desierto peruano de Ica anticipa que la próxima edición del Dakar será "algo extraña".

Sanz señaló que las dunas de Perú, sobre las que se disputará la mayor parte del Dakar 2019, "son un poco distintas" a las que están acostumbrados los pilotos en otras partes del mundo.

"Hay muchas dunas cortadas que son más propicias para pilotos de motocross. Creo que hacia el sur del país habrá más fesh-fesh (arena muy fina), pero lo que está claro es que lo que hemos hecho en el Desafío Inca será un poco de lo que nos encontraremos en el Dakar", comentó Sanz.

No obstante, la catalana expresó su convicción en que el próximo Dakar será "físico, porque en enero aquí será verano y hará calor", pero el factor determinante para ella será la navegación.

"Espero que sea difícil, porque si es así se generarán diferencias de tiempo entre participantes y eso le puede dar un poco de color al rally. De lo contrario, sucederá lo que hemos visto en el Desafío Inca, que se hacían grupos de varios pilotos y parecía más una manga de motocross que un rally", apuntó.

Sanz acudió al Desafío Inca para prepararse de cara al Dakar, pero una infección intestinal la dejó sin fuerzas suficientes para completar el recorrido, de 900 kilómetros cronometrados, y únicamente trazó la mitad de las dos primeras etapas, mientras que en la tercera se quedó sin salir.

"Anoche decidí que hoy no correría, porque no me encontraba nada bien y tampoco tenía mucho sentido salir a la etapa para sufrir como hice ayer, más teniendo en cuenta que esta carrera no es puntuable", argumentó.

"La mejor opción era descansar para tratar de recuperarme rápido. Tengo ganas de regresar a casa y estar bien lo antes posible para volver a dar gas y seguir con la preparación para el Dakar", agregó.

El siguiente compromiso de Laia Sanz será el rally de Marruecos, que se disputará del 4 al 9 de octubre, donde este año la catalana ya corrió el rally Merzouga, parte de los Dakar Series, al igual que el Desafío Inca.