Diario Vasco

Madrid, 16 sep (EFE).- El director general de Spainsif, Javier Garayoa, ha afirmado que en los dos últimos años se ha visto una mejora "importantísima" en la calidad de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) en España.

"En la medida en que se evoluciona de un modelo de la exclusión simple, es decir, no invertir en compañías con criterios negativos en aspectos sociales, ambientales o de buen gobierno; a otras estrategias más elaboradas como el 'best in class' y sobre todo la integración, la calidad de la ISR mejora de forma sustancial", ha explicado Garayoa en una entrevista con Efe.

La selección de empresas con mejores comportamientos socialmente responsables o que cumplen estándares internacionales propuestos por instituciones como la ONU, Unicef o la OCDE, la demanda de fondos temáticos basados en criterios de sostenibilidad, o el apoyo de una actividad productiva en el ámbito de la comunidad cercana, son algunas de las estrategias que se pueden realizar a la hora de optar por este tipo de inversión.

Además, Garayoa ha señalado que la inversión sostenible ha comenzado a ocupar un lugar significativo en el mercado, visible como alternativa complementaria a la inversión tradicional, con una oferta creciente de productos.

"Se están abriendo nuevas oportunidades para el inversor, tanto institucional como 'retail', ya que la inversión sostenible comienza a entenderse como reducción del riesgo y aumento de la estabilidad sin necesidad de sacrificar la rentabilidad", ha apuntado el director general de Spainsif.

Un ejemplo de este interés por la Inversión Socialmente Responsable en España es el aumento de socios que ha tenido la asociación, pasando de 32 asociados en su inicio en 2009, a 64 en la actualidad.

Para Garayoa, aunque la tendencia es positiva, el mercado español debe seguir consolidándose, en línea con el resto de mercados europeos más proactivos como Francia, Reino Unido o Alemania.

Uno de los primeros productos sostenibles creados por una entidad española ha sido el marco propio de bonos sostenibles vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del BBVA, anunciado el pasado mes de abril con una primera emisión de mil millones de euros en mayo, según han informado a Efe fuentes de la entidad.

A juicio de Garayoa, la implantación de estos objetivos por parte de Naciones Unidas y la celebración de la Cumbre del Clima de París han sido "dos palancas clave" para marcar los plazos regulatorios en Europa y, por tanto, para impulsar este tipo de inversión.

En este sentido, la Comisión Europea ha comenzado a desarrollar un marco jurídico de finanzas sostenibles, así como un plan de acción con distintas medidas con la creación de un Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre finanzas sostenibles, cuyas propuestas serán presentadas al Parlamento Europeo en el primer semestre de 2019, según ha adelantado Javier Garayoa.

El Grupo de Trabajo sobre Finanzas Sostenibles comenzara a elaborar una taxonomía de las finanzas sostenibles, como primer paso para llegar a una certificación pública (label), primero medioambiental y luego ASG (ambiental, social y de buen gobierno corporativo).

Esta nueva normativa, ha añadido el director general de Spainsif, "cambiará la filosofía del mercado financiero, aunque éste, como siempre, se está adelantando".