Diario Vasco

Madrid, 15 sep (EFE).- El uruguayo José María Giménez, defensa del Atlético de Madrid, calificó este sábado, tras el empate con el Eibar (1-1), el inicio de Liga de su equipo, que solo ha sumado cinco de los doce puntos, como "una nube" y advirtió de que "mañana sale el sol", aunque admitió que este comienzo "es preocupante".

"La preocupación normal. Somos el Atlético de Madrid y queremos y tenemos que estar ahí arriba. Entonces, que no se den los resultados es preocupante. Pero con mucha confianza y mucho trabajo en equipo confiamos en que seguiremos creciendo e intentando sacar las cosas adelante. Esto es una nube, mañana sale el sol y se olvida todo esto. Seguiremos trabajando para que esta nube pase", declaró.

"Las sensaciones por el resultado son negativas. Es la realidad. Nosotros trabajamos los partidos para ganarlos, pero no se pudo dar. Siempre digo que estas cosas hay que tratar de sacar lo positivo. Hicimos un buen partido, de sacrificio, siempre buscamos el gol de la victoria y, cuando nos hacen el gol, quisimos ir a empatarlo. Si dan dos minutos más, buscamos la victoria", continuó.

Giménez, en cualquier caso, admitió la "amargura" del empate. "Hicimos un gran trabajo en equipo y la suerte no jugó hoy a nuestro favor. Hay que seguir trabajando (...) Nos duele cuando no se consiguen las victorias cuando las peleamos tanto. Este arranque no es el mejor, pero trabajaremos para dar vuelta a esta página", dijo.

También consideró que su equipo tiene una "fatiga normal". "Hay jugadores que vienen de jugar con la selección, algunos dos partidos y otros uno, pero eso no es una excusa. Es verdad que hoy el calor fue insoportable, pero es para los dos. No es excusa", afirmó.

"Puede ser que estemos un poco fatigados, pero vino a través de que a falta de 20 minutos corremos hacia todos los lados en la desesperación de querer ganar el partido. Y ahí se nota cuando hay muchos espacios, porque tienes que correr y el equipo se cansa. Es normal. Pero fatigados no estamos", agregó.

También esperó que el gol de Borja Garcés sea el primero de muchos del delantero de 19 años con el primer equipo. "Cuando hizo el gol se lo dije, que se lo merecía. Es un chico que vos le ves y quiere. No se achica. En los entrenamientos demuestra que quiere estar con nosotros, que no quiere bajar y eso necesitamos también de los chicos que vienen de abajo, que nos demuestren que quieren estar. El entrenador notó que esa chispa que tiene en los entrenamientos la podía demostrar hoy y así fue. Me alegro un montón por él".