Diario Vasco

Bruselas, 15 sep (EFE).- Los dos espías rusos detenidos la pasada primavera en Holanda sospechosos de querer espiar un laboratorio suizo que investigaba sobre el agente neurotóxico que envenenó a Sergei Skripal son también sospechosos de un ciberataque a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), según la Fiscalía de Berna.

Así lo confirmó el ministerio público de la ciudad suiza al diario holandés "NRC" y al helvético "Tages-Anzeiger", que publican hoy la información después de que ayer se conociese el arresto de los espías.

En septiembre de 2016 la AMA, que tiene sede en Lausana (Suiza), confirmó haber sido víctima de un ciberataque por parte del grupo de piratas informáticos rusos autodenominado "Fancy Bear", que accedió a informaciones de deportistas, entre ellos datos médicos confidenciales como las exenciones por uso terapéutico de medicamentos en los Juegos de Rio.

La AMA consideró que Rusia estaba detrás del ataque como represalia por el informe de la Agencia que reveló el dopaje patrocinado por el Estado de los atletas de ese país.

Se considera que el grupo Fancy Bear está asociado a la agencia de inteligencia militar (GRU), a la que según el Gobierno británico pertenecerían también los dos rusos sospechosos del intento de asesinato de Skripal y su hija Yulia en Salisbury (Reino Unido).

El laboratorio Spiez que los dos espías arrestados en Holanda querían espiar en Suiza es un centro de referencia de la Organización para la Prohibición de Armas Quícmiias (OPAQ) que, además del agente tóxico utilizado con los Skripal, investiga el uso de gas tóxico en la guerra de Siria, dónde Rusia apoya a las fuerzas del presidente Bachar Al Asad.

El laboratorio confirmó ayer haber sido objeto de ataques de piratas informáticos y, según publicaron los rotativos helvéticos, los dos espías detenidos transportaban material que les hubiera permitido entrar en el sistema informático del laboratorio.

Los dos espías fueron repatriados a Rusia tras su detención en Holanda.