Diario Vasco

Lille , 14 sep .- Lucas Pouille, que este viernes derrotó a Roberto Bautista en cinco sets en las semifinales de Copa Davis en Lille, destacó la importancia del público, que, aunque no llenó el estadio Pierre Mauroy, desprendió la energía suficiente para motivarle.

"Me gustó, el ambiente era genial, simplemente genial. Es una competición que me encanta y estar en un grupo me supera. Jugar delante de 16.000 personas no es lo mismo que hacerlo delante de 100", dijo Pouille. "También hay un efecto de grupo, y hemos logrado crear algo. Pasamos tiempo juntos y eso muy importante", añadió.

"Creo que ha sido el partido en el que los dos nos hemos sentido mejor", destacó sobre su conexión con el capitán Yannick Noah. "Hubo momentos en los que era un poco más complicado, yo estaba frío en el banquillo, no hablaba, así que él no sabía realmente qué decir, qué hacer, porque yo estaba a lo mío, y a veces no me daba cuenta", explicó.

"Nos las arreglamos para comunicarnos, para estar juntos durante todo el partido, y creo que eso es muy importante", prosiguió.

"Es bueno que esto esté sucediendo ahora, más vale tarde que nunca", bromeó. "Me alegra que hayamos pasado esos momentos y de esa manera en la cancha hoy, era esencial si quería ganar", finalizó Pouille.