Diario Vasco

Madrid, 13 sep (EFE)-. El capitán de la selección española de rugby, Jaime Nava, ha confesado que este año ha sido "frenético", "una montaña rusa emocional", ya que el equipo se quedó a las puertas del Mundial 2019 al perder contra Bélgica en un polémico encuentro.

"Ha sido un año frenético, una montaña rusa emocional. Estábamos tocando el cielo y rozando el sueño de la Federación, y nos tocó vivir un batacazo provocado por agentes externos que un deportista no puede controlar", ha expresado Nava este jueves en la presentación de la Liga de División de Honor 2018-19, patrocinada por Heineken.

"Han sido momentos muy difíciles, pero hay que saber pasar página. No nos podemos recrear en lo sucedido porque nos estancamos y no avanzamos", ha manifestado el capitán del XV del León, que ha comentado que el equipo ya piensa en el próximo objetivo: Francia 2023.

"Lo importante es que este año volvamos a generar ilusión desde el primer minuto. Tenemos que seguir retransmitiendo esa pasión por el rugby y hay que responder al apoyo de la gente", ha concluido el central del Sanitas Alcobendas, con el que espera obtener buenos resultados en la Liga porque "el equipo este año está muy bien".