Diario Vasco

Madrid, 12 ago (EFE).- El Rayo Vallecano ha concluido su pretemporada con un balance irregular de juego y resultados, con dos derrotas en siete partidos, y con la necesidad de reforzar una plantilla corta de efectivos en la que hay mucho margen de mejora.

A falta de una semana para iniciar el campeonato liguero, el Rayo solo tiene dieciocho jugadores de la primera plantilla, incluyendo en ese grupo al centrocampista Álvaro Medrán, cedido por el Valencia hace solo un día y que aún ni se ha ejercitado con el grupo.

Por posiciones, lo que más urge es un portero, un centrocampista y un delantero que asegure goles, puesto que hasta el momento la única referencia atacante es el veterano Javi Guerra, de 36 años.

De esta forma, debido a la escasez de efectivos, en la pretemporada, con concentración incluida en la localidad malagueña de Marbella, han tenido un papel relevante varios canteranos como Sergio Moreno o Montiel, que podrían tener su oportunidad a lo largo de la campaña.

En los partidos amistosos los resultados no han acompañado al Rayo frente a rivales de cierta entidad. Perdió contra Valladolid y Leganés, ambos por 2-0, y empató con idéntico marcador (1-1) contra Os Belenenses portugués y el Pyramids egipcio. Las únicas victorias fueron contra el Rayo Majadahonda (5-0), Bristol City (1-0) y Real Madrid Castilla (0-3), todos equipos de inferior categoría.

El Rayo iniciará la Liga en su estadio de Vallecas el domingo 19 de agosto frente al Sevilla.