Diario Vasco

Berlín, 12 ago (EFE).- El maratoniano español Jesús España, sexto en los Europeos de Berlín en su última aparición internacional, dijo que tal vez en su fuero interno esperaba una medalla, pero le quedó la alegría de terminar en un buen puesto.

"Es una sensación rara, muy cansado, con muchas ganas de llegar, alegría de quedar en un puesto bueno. Yo creo que en mi fuero interno aspira a una medalla, pero ha sido una carrera muy complicada, con mucho cambio de ritmo", dijo después de la competición.

España destacó también el segundo lugar por equipos logrado por él y sus compañeros y dijo que ello le dejaba una gran alegría.

"En todo caso queda la alegría de la plata por equipos, que creo que nos lo merecemos. Somos una piña, con atletas cumplidores, trabajadores. Además hemos hecho una amistad grande y somos un buen grupo y creo que eso es importantísimo", señaló.

Con respecto a su compañero Javier Guerra, que se quedó sin medalla en el cuarto lugar, destacó que, pese a ello, si se miran los últimos dos Europeos -en el anterior también fue cuarto-, ha sido el mejor maratoniano por puntos.

"Javier es compañero, es amigo, entrenó conmigo muchos años, la verdad es que deseaba que hiciera una medalla. Si podía ganar, mejor", dijo.

"Ha sido muy duro, los últimos 7 kilómetros antes de la meta siempre son muy duros. Pero bueno, ha demostrado una clase tremenda. Por puntos ha sido el mejor maratoniano de los dos últimos dos Europeos, lo que pasa es que si haces un tercero y luego un 20 se valora más que dos cuartos. Pero por lo menos nos llevamos la medalla por equipos", agregó.

España se mostró además convencido de que con el tiempo vendrán las medallas para Guerra y prometió apoyarle en todo lo que pueda.

"Estoy convencido de ello y yo le animaré todo lo que pueda porque se lo merece por trabajo y, además, a nivel personal es un crack", dijo.