Diario Vasco

Yaundé, 13 jul (EFE).- El presidente de Camerún, Paul Biya, en el cargo desde 1982, anunció hoy que se presentará a las próximas elecciones presidenciales, previstas para el próximo 7 de octubre, disipando así los rumores que apuntaban a un posible relevo del veterano líder, de 85 años.

El anuncio fue publicado en su cuenta de Twitter en sendos mensajes en inglés y francés: "Consciente de los retos a los que nos debemos enfrentar juntos, para asegurar un Camerún más unido, estable y próspero, estoy dispuesto a responder positivamente a vuestras apabullantes llamadas".

"Me presentaré como vuestro candidato en las próximas elecciones presidenciales", reitera el líder del gobernante Movimiento Democrático del Pueblo de Camerún (RDPC).

Biya no es el presidente más longevo del mundo -el título lo ostenta el líder de la vecina Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, en el cargo desde 1979-, aunque previamente dirigió el país como durante siete años, entre 1975 y 1982, aunque como primer ministro.

En octubre solo se celebrarán los comicios presidenciales, ya que a comienzos de mes, la Asamblea Nacional (Parlamento) aprobó una ley propuesta por el Gobierno para posponer un año, hasta octubre de 2019, las elecciones parlamentarias y municipales por la dificultad de celebrar tres votaciones el mismo día.

No concurrirá el eterno rival de Biya e histórico líder del principal partido opositor camerunés Frente Democrático Social (FDS), John Fru Ndi, que se ha presentado tres veces a las elecciones presidenciales, pero que anunció el pasado febrero que no lo hará en los próximos comicios y dejará paso "a las juventudes del partido".

Los cameruneses acudirán a las urnas en un momento de tensión en el país, que soporta la violencia del conflicto separatista que tiene lugar en las dos regiones occidentales anglófonas de Camerún.

La crisis anglófona comenzó en 2016, pero desde finales del año pasado el conflicto se ha recrudecido con la aparición de grupos separatistas armados como las Fuerzas de Defensa de la Ambazonia y la dura represión del Ejército.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal hasta la celebración de un referéndum en 1972, que lo unificó.

Desde entonces, el inglés y el francés son idiomas cooficiales y conviven junto a unas 250 lenguas locales.

Sin embargo, la minoría anglófona se queja de marginación ante la mayoría francófona en materia de distribución de la riqueza y de que el inglés se considera una lengua secundaria, por lo que reclaman volver al federalismo o la independencia de sus regiones.

El Gobierno camerunés se muestra inamovible frente a estas demandas e incluso se niega a debatirlas en órganos legislativos, lo que ha provocado fuertes quejas de la oposición y una radicalización de los independentistas

El país también sufre en el extremo norte el azote del grupo yihadista nigeriano Boko Haram, que ha matado allí, desde 2014, a unas 2.000 personas y ha secuestrado a unas 1.000, según datos del centro de pensamiento International Crisis Group (ICG).