Diario Vasco

Lisboa, 13 jul (EFE).- Los apartamentos particulares destinados a alquiler turístico podrían cesar su actividad si más de la mitad de los vecinos del edificio se quejan, según una propuesta de ley presentada por el gobernante Partido Socialista (PS).

El objetivo es que este tipo de alojamientos puedan ser cerrados por la "deliberación fundamentada" del vecindario si existen actividades reiteradas que "perturben" el uso normal del edificio, según el texto adelantado hoy por medios locales.

Además, los socialistas proponen que los propietarios de los apartamentos destinados a esta actividad sean "solidariamente responsable" por los daños causados por los huéspedes y abonen una contribución adicional a la comunidad de vecinos de hasta el 30 % del valor anual por el uso de las zonas comunes.

La propuesta permite a los ayuntamientos ampliar las llamadas "áreas de contención", barrios donde se podrá limitar el número de alojamientos locales para "preservar la realidad".

La iniciativa trata de frenar la proliferación de los alquileres turísticos particulares, que superan los 70.000 apartamentos tras un incremento del 33 % en el último año, especialmente en Lisboa, Oporto y Algarve.

Supondría también una reforma de la ley vigente desde agosto de 2014, que ya recoge la necesidad de autorización previa de la comunidad de vecinos del condominio antes de convertir una estancia en alojamiento local.

Portugal sufre un grave problema de vivienda que golpea especialmente en la capital, donde la masiva llegada de turistas y capital extranjero ha causado una "gentrificación" contra la que han surgido movimientos sociales en defensa del derecho a la vivienda.