Diario Vasco

El Cairo, 13 jul (EFE).- El Gobierno sirio se quejó hoy ante la ONU de la muerte de una treintena de civiles en varios bombardeos en el este de la provincia nororiental de Deir al Zur, de los que responsabilizó a la coalición internacional, liderada por EEUU.

Según la agencia de noticias oficial siria, SANA, el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores mandó hoy dos cartas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU sobre "la agresión cometida hoy por la coalición ilegítima liderada por EEUU contra los civiles en Al Baguz al Fuqani y Al Susa, en Deir al Zur".

Al menos 28 civiles perdieron anoche la vida, mientras que 26 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) perecieron en ambas zonas, controladas por los extremistas en la frontera con Irak, dijo hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

"Esta agresión traidora no se puede justificar. Ni tampoco se puede justificar diciendo que (la coalición) no sabe la geografía del lugar", indicó el Observatorio.

Según las misivas, "el propósito de estos ataques es presionar a las familias que han rechazado la llegada de las milicias, llamadas Fuerzas de Siria Democrática, a sus ciudades".

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada encabezada por milicias kurdas y apoyadas por Washington, llevan a cabo una ofensiva en el este de Siria para expulsar a los terroristas del EI, en paralelo a otra de las fuerzas del régimen sirio, que a veces han tenido choques por el control del área.

"La coalición ilegítima no ha tenido éxito (en la ofensiva), excepto en matar a los inocentes sirios, así como en destruir la infraestructura a lo largo del valle del río Éufrates", indicó el ministerio.

Una de las últimas zonas que el EI controla en Siria es en la ribera oriental del río Éufrates, en la frontera con Irak.

La coalición internacional admitió hoy a Efe en un correo electrónico que sus fuerzas o aliadas "pudieron" haber lanzado los bombardeos de anoche, aunque indicó que no tienen más información al respecto.