Diario Vasco

Yaundé, 13 jul (EFE).- Al menos cinco personas, cuatro soldados y un periodista, resultaron heridos en un ataque de separatistas anglófonos contra el convoy del ministro de Defensa de Camerún, Joseph Béti Assomo, en el sur del país, confirmó hoy el Gobierno.

"El convoy del ministro de Defensa (...) fue atacado por terroristas en la localidad de Kumba, en la Región Suroeste, en la jornada del 12 de julio", declaró el portavoz del Ejecutivo, Issa Tchiroma Bakary, a la radio estatal CRTV.

"El ataque causó cuatro (soldados) heridos. Gracias a la profesionalidad de las fuerzas del orden, varios terroristas fueron neutralizados", agregó el portavoz.

Un quinto herido fue el periodista Grégoire Djamaila, del diario "Cameroun Tribune", quien viajaba "empotrado" en el convoy.

"Al llegar a la localidad de Kumba, el ministro decidió continuar la visita hasta un puesto de avanzada, a lo largo del camino, y nos topamos con una emboscada de ambazonenses", como se conoce a los habitantes de las zonas separatistas anglófonas, comentó hoy Djamaila a Efe.

Los atacantes "apuntaron al vehículo blindado en el que se encontraba el ministro. Hubo un intercambio de disparos. Más tarde fueron neutralizados por la fuerte escolta de más de 15 vehículos del convoy del ministro. Yo fui herido en el tiroteo", agregó.

El titular de Defensa empezó este jueves una gira por las dos regiones anglófonas (Suroeste y Noroeste) de Camerún para animar a las tropas implicadas en la lucha contra los grupos secesionistas.

En junio pasado, el Gobierno reveló que más de cien civiles han muerto desde septiembre pasado, víctimas de la violencia del conflicto separatista que tiene lugar en las dos regiones occidentales anglófonas, donde también han fallecido 84 miembros de las fuerzas de seguridad.

Estas cifras son muy inferiores a las facilitadas a Efe el pasado mes por el activista anglófono y presidente del Centro para la Democracia y los Derechos Humanos de África (CHRDA), Agbor Balla, que hablaban de al menos 3.000 civiles muertos en el conflicto.

La crisis anglófona comenzó en 2016, pero desde finales del año pasado el conflicto se ha recrudecido con la aparición de grupos separatistas armados como las Fuerzas de Defensa de la Ambazonia y por la dura represión del Ejército.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal hasta la celebración de un referéndum en 1972, que lo unificó.

Desde entonces, el inglés y el francés son idiomas cooficiales y conviven junto a unas 250 lenguas locales.

Sin embargo, la minoría anglófona se queja de marginación ante la mayoría francófona por la desigual distribución de la riqueza y porque el inglés se considera una lengua secundaria, por lo que reclaman volver al federalismo o la independencia de sus regiones.

El Gobierno del presidente Paul Biya se muestra inamovible frente a estas demandas e incluso se niega a debatirlas en órganos legislativos, lo que ha provocado sonoras quejas de la oposición y una radicalización de los independentistas.