Diario Vasco

Saná, 13 jul (EFE).- El líder de los rebeldes hutíes chiíes de Yemen, Abdelmalek al Huti, declaró hoy que no confía en una solución pacífica auspiciada por la ONU para detener la ofensiva de las fuerzas yemeníes en la ciudad de Al Hudeida, en el oeste del país.

"No contamos con las soluciones pacíficas de la ONU en la batalla de la costa", aseguró Al Huti en un discurso televisado en referencia a la iniciativa de paz para Al Hudeida ofrecida por el enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths.

De hecho, indicó que ya no cuentan "ni con el mundo occidental, que viene (a Yemen) para hablar mucho de los derechos humanos, de la democracia, de la libertad; ni en la ONU, ni en el Consejo de Seguridad, ni en cualquier parte de este mundo".

No obstante, afirmó que el triunfo de su movimiento se debe a que goza "de un apoyo divino", sin el cual "la batalla hubiera terminado desde el inicio de la agresión y hubiera controlado todo el Yemen", aseveró en referencia al inicio de la intervención de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, contra sus fuerzas, en marzo de 2015.

Asimismo, pidió a sus aliados a "animar a más combatientes para luchar en la ciudad de Al Hudeida", situada a orillas del mar Rojo.

Estas declaraciones se producen nueve días después de que la ONU calificara de "fructíferas" las conversaciones que tuvieron con los rebeldes chiíes hutíes, respaldados por Irán, en Saná.

El enviado de la ONU intenta convencer a los rebeldes de que abandonen Al Hudeida y evitar así las consecuencias de una ofensiva para la población civil.

Hasta el momento, las fuerzas yemeníes han avanzado desde el sur de la urbe y se han hecho con el control del aeropuerto internacional, pero todavía no han lanzado el asalto definitivo sobre el núcleo urbano donde residen unas 600.000 personas.