Diario Vasco

Pekín/Taipei, 13 jul (EFE).- El presidente chino, Xi Jinping, aseguró hoy que la reunificación de Taiwán con China es una tendencia "histórica" imparable, mientras que el Gobierno taiwanés le pidió que respete la voluntad popular de los isleños.

Xi se reunió hoy en Pekín con el exvicepresidente taiwanés y dirigente del opositor y unionista Partido Kuomintang (KMT), Lien Chan, a quien recalcó su confianza en que la reunificación se logrará de forma pacífica.

"Mientras corrijamos las coordenadas históricas y agarremos firmemente el timón, la nave histórica del desarrollo pacífico y la reunificación pacífica navegará victoriosa con toda seguridad", afirmó Xi, citado por la prensa oficial.

Tras esa reunión, el Gobierno taiwanés hizo un llamamiento a China para que acepte la realidad y respete la voluntad popular de los ciudadanos de la isla.

El Gobierno taiwanés mantendrá la actual situación pacífica y estable y no cejará en su defensa de la soberanía taiwanesa, aseguró Qiu Chui-zheng, portavoz del taiwanés Consejo de Asuntos de China Continental.

Qiu añadió que China debe disminuir sus "acciones negativas" contra Taiwán, que están afectando negativamente a las relaciones, y resolver sus diferencias con Taipei por medio de la comunicación y no de la intimidación.

La reunión que mantuvieron Xi y Lien no ofreció ideas nuevas sobre cómo salir del actual estancamiento, ante la negativa china de iniciar contactos hasta que el Gobierno de Taipei acepte que la isla es parte de China y la renuncia taiwanesa a aceptarlo.

Lien cursó una histórica visita a China en 2005, cuando existía una fuerte tensión entre Pekín y el Gobierno independentista de Chen Shui-bian, y logró numerosos acuerdos con el entonces presidente chino, Hu Jintao, que fueron implementados cuando el KMT volvió al poder en Taiwan en 2008.

El veterano político isleño hace la actual visita para "mejorar las relaciones" a ambos lados del estrecho "ante la actual inestabilidad", según un comunicado de su oficina.

Las relaciones bilaterales entre Taiwán y China se encuentran en un momento de estancamiento y tensiones debido a la exigencia de Pekín de no negociar ni establecer contactos a alto nivel hasta que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, declare que Taiwán es parte de China.

Lien es un firme promotor de la unión entre China y Taiwán en democracia y libertad, y quiere que la presidenta taiwanesa acepte el llamado Consenso de 1992, que contempla que Taiwán es parte de China aunque no reconoce ser parte del Estado comunista chino.