Diario Vasco

Lisboa, 13 jul (EFE).- El primer ministro de Portugal, António Costa, defendió hoy los logros de su Gobierno en materia social y apostó por una estrategia de continuidad en la fase final de la legislatura, durante el debate del estado de la nación que se celebra en el Parlamento luso.

"No podemos poner en cuestión todo lo que construimos", afirmó Costa durante la apertura del debate, el tercero que afronta desde que asumió el poder en noviembre de 2015.

El primer ministro adelantó su intención de presentar un presupuesto de "continuidad" en 2019, con un aumento de la inversión en políticas públicas, mejoras en prestaciones sociales e incentivos para el regreso de los jóvenes que emigraron durante la crisis.

"No podemos aceptar un Estado minimalista y distante", dijo Costa, que afirmó también que mantendrá los esfuerzos para reducir la deuda y el déficit, aunque no sacrificará el rumbo del país en vísperas de las elecciones presidenciales de 2019.

"No será por el hecho de que estamos a poco más de un año de las elecciones que vamos a sacrificar lo que ya conquistamos o a cambiar de rumbo", afirmó Costa.

El jefe del Ejecutivo luso subrayó también la necesidad de asegurar la estabilidad política para mantener la confianza hasta el final de la legislatura y apuntó que quiere "proseguir en este camino sin pausa".

"La inversión es esencial para el crecimiento y la creación de empleo y sólo con crecimiento y empleo es posible consolidar las cuentas públicas", subrayó.

El debate del estado de la nación, que marca tradicionalmente el final del ciclo político en Portugal, permitirá este año probar la fortaleza de la alianza de izquierda que mantiene al Partido Socialista en el poder.