Diario Vasco

Luxemburgo, 12 jul (EFECOM).- El Tribunal General de la Unión Europea (UE) confirmó hoy las sanciones por valor de más de 300 millones de euros impuestas en abril de 2014 por la Comisión Europea (CE) a los principales fabricantes europeos, japoneses y surcoreanos de cables de alta tensión por participar en un cártel mundial.

La CE argumentó entonces que dichos fabricantes restringieron desde 1999 la competencia en proyectos de cables de energía en determinados territorios, repartiéndose los mercados y falseando el proceso normal de la competencia.

La mayor parte de los fabricantes afectados por estas sanciones presentaron recursos ante el TGUE solicitando la anulación de las multas o la reducción de su importe, pero la sentencia de hoy del tribunal desestimó sus alegaciones y confirmó la integridad de las sanciones impuestas por la CE.