Diario Vasco

Argel, 12 jul (EFE).- La empresa estatal de hidrocarburos de Argelia (Sonatrach) aumentó en 14,3 por ciento sus exportaciones de petróleo en los cinco primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2017, informó hoy el ministro de Energía, Mustafa Guituni.

En una intervención ante la prensa para presentar el balance provisional de 2018, el directivo detalló que la venta de crudo supuso 16.000 millones de dólares entre enero y mayo de 2018 frente a los 14.000 millones del mismo período.

Guituni reveló, asimismo, que durante este mismo periodo se registraron 17 nuevas exploraciones, tres más que en los primeros cinco meses de 2017, lo que "reforzará las reservas de petróleo y gas".

El ministro se refirió, igualmente, a la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), prevista para la última semana de septiembre en Argel, en la que el cartel buscará "mantener la estabilidad del mercado petrolero".

"Los precios del petróleo son muy volátiles porque hay factores externos que influyen en el mercado", señaló Guituni, quien volvió a apostar el acuerdo firmado con los productores externos de la OPEP en diciembre de 2016 como marco de referencia.

"Los 14 países de la organización junto con otros 10 países productores no Opep consiguieron retirar del mercado una cantidad de 1,8 millones de barriles diarios y fortalecer así los precios, que varían entre 70 y 80 dólares el barril", recordó Guituni.

El ministro argelino recordó el impacto de la coyuntura del mercado energético en la economía de su país en general y en el sector de la energía en particular, que calificó de negativo.

Las inversiones "se redujeron durante la crisis del petróleo, mientras la producción ha disminuido, ya que los precios del crudo entre junio de 2014 y 2016 no eran los más atractivos para las compañías extranjeras".

A ello se sumó una disminución relativa de la producción en el primer trimestre de 2018, debido a los trabajos de mantenimiento de las instalaciones, las refinerías y plataformas para preservar las instalaciones, explicó.

"Si llegamos ahora a satisfacer la demanda local de 100%, en pocos años no tendremos nada que exportar", avisó el ministro antes de revelar que Argelia no explotará el gas de esquisto antes de 2030.

Argelia está sumida en una aguda crisis económica desde 2014, cuando se desplomaron los precios del crudo, junto al gas la materia que sostiene su economía, ya que ambos suponen el 97 por ciento de sus exportaciones.

El descenso de los ingresos, sumado a la decisión de mantener un sistema de cariz socialista basado en los subsidios y en el empleo público, ha hecho que Argelia haya perdido en tres años más de la mitad de sus reservas de divisas, calculadas en más de 178.000 millones de dólares al inicio de la crisis.