Diario Vasco

Redacción deportes, 12 jul (EFE).- Joaquín Pérez Rufete ha sido nombrado nuevo director de fútbol profesional para los tres próximos cursos, una apuesta del club en base a su compromiso y experiencia en el cargo durante su etapa en el Valencia, además de su pasado en la entidad blanquiazul como jugador.

Como futbolista, Rufete militó en el Espanyol durante tres temporadas, de la 2006-07 a la 2008-09. En su primer curso como blanquiazul disfrutó de un elevado protagonismo, con 29 partidos de liga jugados, pero las lesiones mermaron su peso en el equipo en los cursos siguientes.

Su trayectoria como futbolista está llena de éxitos. En su palmarés figuran, entre otros títulos, dos Ligas, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa. Todos estos trofeos los ganó con el Valencia, el equipo que marcó su carrera profesional durante cinco campañas.

Rufete se retiró de los campos de fútbol en la 2011-12, después de tres campañas en el Hércules. En 2013 empezó su carrera en los despachos. El mes de noviembre de ese mismo año, fue nombrado mánager general deportivo del Valencia.

Los cambios en el club 'ché' tras la llegada del máximo accionista, Peter Lim, desembocaron en la dimisión de Rufete, que mantenía diferencias con la directiva, en julio de 2015. En abril de 2018 fue nombrado entrenador de la UD Ibiza, de Tercera, y no logró el ascenso.

La dirección general deportiva del Espanyol, liderada por Óscar Perarnau, confía en el perfil de Rufete. Consideran que conoce suficientemente el club y que tiene experiencia suficiente para desarrollar sus nuevas funciones con garantías.

De hecho, no es la primera que su figura se relaciona con la entidad blanquiazul tras su retirada. En 2012, Rufete era la propuesta de la una las candidaturas a coordinar la cantera del Espanyol, inmerso entonces en las elecciones a la presidencia.

El exfutbolista blanquiazul dejó buenas sensaciones en su etapa de corto en la entidad catalana y espera repetir el guión. Llega al RCDE Stadium en un momento de prudencia económica, aunque con una propuesta realista para ilusionar a los pericos.