Diario Vasco

Berlín, 12 jul (EFE).- El ex presidente catalán Carles Puigdemont considera que fugarse de Alemania sería para él un descrédito y correría el riesgo de "perder la cara" como persona que tiene un papel en "la política contemporánea".

Así lo recoge en su auto de hoy la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, que hoy resolvió extraditar a España a Carles Puigdemont por presunto delito de malversación de fondos públicos, pero no de rebelión.

El tribunal "toma la palabra" a Puigdemont al haber reiterado este que como persona que tiene un papel "en la política contemporánea", no se podría permitir las consecuencias de una huida de Alemania para evitar la extradición a España.

La Audiencia recoge estos comentarios en el último párrafo de su resolución al considerar que Puigdemont no debe regresar a la prisión preventiva, puesto que "hasta ahora" ha respetado las limitaciones que se le impusieron para su permanencia en Alemania.

"Con la decisión de hoy de la Audiencia la situación del perseguido no ha empeorado de manera significativa en relación con su situación hasta ahora", estima el tribunal, que valora en ese sentido que "su entrega por 'rebelión' no se producirá".

El tribunal alemán en efecto consideró en su resolución que considera "no admisible" extraditar al líder soberanista por rebelión, como había solicitado el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo español, reiterando los argumentos que ya había expuesto previamente, en los que apuntaba que no se produjo el grado de violencia "suficiente".

En las 22 páginas de su resolución, la audiencia justifica su decisión - que la Fiscalía ya ha confirmado que no podrá recurrir pero contra la cual los abogados de Puigdemont ya han indicado que presentarán apelación - y valora la aportación de documentación hecha por la Justicia española.

El tribunal recuerda su "experiencia de años" en asuntos de extradición y por ello considera que la euroorden (Orden Europea de Detención y Entrega, OEDE) presentada por las autoridades españolas es "absolutamente atípica".

La resolución indica que la documentación aportada por la Justicia española en relación con el "tiempo, el lugar y la forma de participación" de Puigdemont por los cargos incluidos en la euroorden comienza con una descripción "del desarrollo histórico de los esfuerzos por la independencia de Cataluña".

"La descripción de los acontecimientos comienza en la primavera de 2015, aunque el perseguido había debido cometer los dos cargos que se le atribuyen entre el 6 de septiembre de 2017 y el 1 de octubre de 2017", observa el tribunal.

También indica que la resolución de 70 páginas del Tribunal Supremo español del 21 de marzo pasado enviada a la audiencia regional alemana "no afecta al perseguido, sino que se imputan diferentes delitos a un total de 25 personas".

La resolución destaca que las autoridades españolas le enviaron información suplementaria y que en este aspecto la propia audiencia la pidió puesto que un documento en español había sido traducido dos veces y se habían detectado diferencias entre las dos traducciones al alemán.

No obstante el tribunal reconoce el trabajo de la Fiscalía alemana para completar la información y menciona la "disponibilidad" de la Justicia española para responder a las preguntas planteadas en relación con el caso.

En la resolución el tribunal alemán afirma que "no ve" que la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre pasado, "aunque pueda haber sido inconstitucional", pudiera haber tenido como consecuencia "inevitablemente una separación de Cataluña" o la "destrucción del Estado español".