Diario Vasco

Madrid, 12 jul (EFECOM).- El precio medio de la vivienda nueva en España se situó en 2.284 euros por metro cuadrado durante el primer semestre del año, un 2,6 % más respecto a diciembre de 2017, según un informe presentado hoy por Sociedad de Tasación.

En términos absolutos, en el año 2002 la vivienda alcanzaba un precio medio de 1.500 euros por metro cuadrado y en 2007, justo antes de la crisis, registró los 3.000 euros.

El consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, ha descartado la posibilidad de que se cree una nueva "burbuja" en el sector inmobiliario, ya que, según él, España se encuentra en la actualidad en el precio de equilibrio.

En este sentido, ha incidido en que en el ciclo anterior el precio llegó a subir más de un 12 % cuando los indicadores económicos recomendaban crecer a una media del 5,9 %, mientras que en la actualidad está subiendo un 4,7 % y estos fundamentales dicen que se debería crecer a un 4,6 %.

No obstante, el consejero delegado de Sociedad de Tasación ha afirmado que no se debe pensar en cuánto queda para el máximo, sino que la referencia debe ser el punto de equilibrio.

Sobre el nivel de endeudamiento de las familias para adquirir una vivienda, Fernández-Aceytuno ha destacado que es muy bajo, que no está afectando a la clase media y que el número de hipotecas es muy inferior al de ventas.

A pesar de ello, el estudio apunta que ciudades como Málaga, Alicante, Benidorm, Valencia y Zaragoza se han incorporado al repunte de la actividad del suelo, que continúa liderada por Barcelona y Madrid, con aumentos de su precio del 8,9 % y del 6,7 %, respectivamente.

Fernández-Aceytuno ha señalado que el ritmo de crecimiento en las dos grandes ciudades españolas se debe a la existencia de factores externos, como la falta de suelo, la reducida oferta de vivienda nueva y el tirón de las empresas y las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (socimis).

En cuanto a la comparación internacional, si se analiza el precio por metro cuadrado de un apartamento de aproximadamente setenta metros y situado en el centro de las ciudades más importantes, se concluye que capitales españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao o Sevilla están "en la cola" respecto a las veinticinco primeras capitales del mundo, lo que atrae inversiones extranjeras.

Sin embargo, cuando el análisis compara estas variables con los salarios, en siete de estas capitales sus ciudadanos necesitan quince sueldos para pagar la vivienda nueva y en once de ellas precisan de entre diez y quince sueldos, de las cuales tres son españolas (Madrid, Barcelona y Bilbao).