Diario Vasco

Muro de Bretaña , 11 jul .- El español Omar Fraile (Astana) se mostró satisfecho porque su equipo pudo salvar el día después de que su líder, el danés Jakob Fuglsang, se viera sorprendido por un abanico a 100 kilómetros del final de la sexta etapa del Tour de Francia.

"Hemos sabido reaccionar rápido y hemos salvado el día", comentó el vizcaíno en el Muro de Bretaña.

"Esto es el Tour y aquí nadie se salva de sufrir una avería o una caída y nadie sabe lo que es tocar el freno", insistió sobre los riesgos que deben eludir cada día.

A Fraile se le vio entre los primeros en los momentos finales de la etapa, pero finalmente no pudo seguir la rueda de los más fuertes porque "los calentones de cada día se pagan".

En su opinión y tras seis etapas disputadas considera que "a día de hoy no hay favoritos y hasta que no llegue la alta montaña solo se pierde tiempo por caídas y averías".

Asimismo recordó que todavía quedan, antes de la jornada de descanso, "tres días importantes" en los que el objetivo para los que luchan para la general será "evitar las caídas".