Diario Vasco

París, 12 jul (EFE).- Un total de 7,2 millones de productos falsificados, que suman 120 toneladas, fueron requisados en 36 países de África, Asia, Oriente Medio y Sudamérica en una operación coordinada por Interpol.

La Interpol informó hoy en un comunicado de que 645 sospechosos fueron identificados y una parte arrestados gracias a las más de 1.300 investigaciones lanzadas entre marzo y mayo de 2018.

Entre los productos confiscados hay medicamentos, comida, piezas de vehículos, ropa o agroquímicos.

En Sudamérica se requisaron más de tres millones de cajetillas de cigarrillos y puros, así como 9,5 toneladas de alimentos, decenas de miles de accesorios de moda, bebidas alcohólicas, material escolar y más de 35.000 litros de productos de contrabando.

"Al atacar a las redes de distribución e interrumpir la producción de raíz, los países participantes (en la operación) han contribuido a la protección global de la gente frente a bienes potencialmente peligrosos", afirmó Tim Morris, director ejecutivo de los servicios policiales de Interpol.

La agencia policial internacional, que trabajó con sus despachos regionales de Buenos Aires, Abiyán y Harare, prevé nuevos arrestos y procesamientos a medida que las investigaciones en curso avancen.