Diario Vasco

(añade datos a la información con referencia EC4520)

La cifra del Departamento de Trabajo es menor a la anticipada por los analistas, que habían pronosticado una subida del 0,2 % en el sexto mes del año.

La tasa interanual del 2,9 % es la mayor registrada en EEUU desde febrero de 2012 y, según los expertos, es una muestra de que la economía estadounidense está en el mejor momento después de la crisis financiera.

El aumento de precios vino impulsado principalmente, según el Departamento de Trabajo, por los sectores de automóviles (0,4 %), gasolina (0,5 %) y vivienda (0,1 %).

El coste de un galón (3,78 litros) de gasolina, por ejemplo, ha pasado de 2,48 dólares de media a comienzos de año a 2,97 dólares en junio.

Tras la aguda crisis de 2008-2010, la inflación se ha mantenido de manera persistente por debajo de la meta anual del 2 % del banco central estadounidense, pese al enorme estímulo monetario lanzado y el sostenido crecimiento de la primera economía del mundo.

Sin embargo, en los últimos meses parece haberse finalmente consolidado la tendencia alcista de los precios,

De hecho, con el crecimiento registrado en junio, el IPC en EEUU ha subido por tercer mes consecutivo, aunque los salarios no han registrado el aumento previsto.

Los economistas han mostrado extrañeza en los últimos meses ante el hecho de que los salarios, en un contexto próximo al pleno empleo, no subiesen a un ritmo mayor al anotado y con ello impulsasen aún más la subida de precios.

Esta aceleración de la inflación, sin embargo, sugiere que la economía se está comportando como debería después de años de expansión constante que ha llevado a la tasa de desempleo, situada en el 4 %, cerca de sus niveles más bajos desde la década de 1960.

Este contexto probablemente servirá de argumento a la Fed para que siga con su estrategia de elevar los tipos de interés de manera "gradual" en lo que resta de 2018.

La Fed subió en junio los tipos al rango de entre el 1,75 % y el 2 %, después de elevarlos en marzo, y se prevé que lleve a cabo al menos dos subidas adicionales en lo que resta del año dada la solidez de la economía.