Diario Vasco

Zaragoza, 12 jul (EFE).- El entrenador del Real Zaragoza, Imanol Idiakez, ha declarado hoy que "la energía y la conexión" que han quedado de la pasada temporada entre el equipo y La Romareda hay que cogerla "muy fuerte con las dos manos" y que es "el vehículo" que tiene que empujar a la plantilla desde el inicio del campeonato.

El nuevo técnico zaragocista dice haberse encontrado, en referencia a la plantilla, "lo que esperaba pero en una mejor versión". Para Idiakez el vestuario es "muy sano, unido, con gente joven y veteranos con hambre y mucha ilusión".

El técnico vasco ha recordado en rueda de prensa que lo ocurrido la pasada temporada, en la que se accedió a las eliminatorias por el ascenso, algo que finalmente no se pudo conseguir, fue "duro para todos" pero piensa que el equipo ha sido "capaz de darle la vuelta y quedarse con lo bueno de la experiencia".

"Fue importante para muchos jugadores porque era la primera vez que vivían esa comunión con la afición. Lo que se vivió fue muy bonito pero el dolor ha dejado paso a la ilusión y hay que esperar que aquella experiencia sirva para el futuro", ha destacado.

Con respecto a la cantera del conjunto aragonés, ha apuntado que llega "gente joven con nivel y calidad" pero que todo lo que tiene que ver con ella requiere paciencia: "si queremos llenar el Zaragoza de canteranos tenemos que ser muy firmes en las decisiones y no podemos regalar la camiseta del Real Zaragoza a nadie, sea de donde sea. Sabemos que es una fortaleza del club que la gente que es de aquí y que siente la camiseta pueda estar cerca del equipo pero tenemos que poner el listón muy alto porque defender esta camiseta no es cualquier cosa, es algo que se debe ganar".

A este respecto ha añadido que se deben tener las puertas y los ojos abiertos porque este año va a haber un filial muy joven, con muchos jugadores recién salidos de juvenil "que van a tener un futuro en el primer equipo pero que no se pueden precipitar".

"Debemos dejarles madurar y que lleguen en su punto de madurez correcto al primer equipo", ha apostillado.

Con respecto a las contrataciones que quedan por hacer para completar la plantilla, ha analizado que tienen que encontrar un central y un delantero tras las salidas de Mikel González y Borja Iglesias.

"Trabajamos para encontrar jugadores de esas posiciones con la tranquilidad de que estamos seguros de que van a aparecer y que sean lo que necesita el Real Zaragoza. Todos los entrenadores queremos tener a los jugadores lo antes posible para que se adapten pero entre urgencia y acertar preferimos acertar así que tenemos que ir con paso firme", ha señalado el técnico del conjunto maño.

A este respecto ha añadido que en el club son conocedores de que no son los más poderosos a nivel económico en el mercado y que eso les obliga a ir con paciencia, pero ha añadido que también tienen la tranquilidad de contar con un bloque construido la temporada pasada y que eso, como entrenador, le facilita las cosas.