Diario Vasco

Barcelona, 12 jul (EFECOM).- La consejera de Empresa, Àngels Chacón, ha dicho hoy que intentará "convencer" a las empresas catalanas que trasladaron sus sedes sociales fuera para que "vuelvan", pero no prometerá "ningún favor" ni "bonificaciones fiscales" para ello, porque equivaldría a "premiarlas".

En su primera comparecencia en el Parlamento catalán tras tomar posesión del cargo, Chacón ha avanzado también que el Govern ultima un informe, que podría estar listo "a finales de este mes o a principios de septiembre", para tener "datos realistas" sobre cuántas empresas han trasladado su domicilio social, de qué sectores y si este proceso ha tenido incidencia sobre los centros productivos que tenían en Cataluña.

Al igual que hizo el mes pasado el presidente catalán, Quim Torra, la consejlera ha pedido que se derogue el decreto del Gobierno que permitió a las empresas aprobar el traslado de su sede social a otras partes de España sin tener que someterlo a aprobación de las respectivas Juntas Generales de Accionistas.

Chacón ha opinado que, tras estos traslados de sedes sociales, que se desencadenaron el pasado octubre, en plena crisis política en Cataluña, "hay criterios políticos" y que el propio decreto del Gobierno que facilitó estos cambios de sede social también tuvo una "clarísima intencionalidad política".

"Nos reuniremos con todas las empresas, pero no les daremos ningún tipo de bonificación fiscal. ¿Por qué tenemos que premiar a unas empresas que han trasladado sus sedes?", se ha preguntado la consellera, que ha apostillado: "Intentaremos convencerlas de que vuelvan a establecerse aquí, pero no habrá ningún tipo de favor".

La decisión de varios miles de empresas catalanas de trasladar su domicilio social a otras comunidades, entre ellas Madrid, ha centrado una parte de la atención de la comparecencia de Chacón.

Diversos grupos de la oposición, entre ellos Ciudadanos o el PSC, han reprochado a la consejera que minimizara los efectos de esta fuga de sedes sociales, y ésta ha respondido diciendo que, "a pesar de las siete plagas de Egipto" que se anunciaban, el PIB catalán y la inversión industrial total en Cataluña siguen creciendo.