Diario Vasco

Edimburgo , 12 jul .- Eric Trump, hijo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló hoy del amor que su familia siente por Escocia y el conjunto del Reino Unido, con motivo de la visita que su padre realiza al país.

Desde el complejo hotelero que el mandatario regenta en Aberdeenshire, en el noreste de Escocia, Eric Trump destacó la profunda relación que su padre guarda con el Reino Unido, donde dijo que "ha trabajado durante varios años" y "conoce a mucha gente", así como con Escocia, lugar de origen de su madre.

"Simplemente amamos este país, amamos al Reino Unido en general y es una gran parte de nuestras vidas. Es una gran parte de su vida, de la época anterior a la política, y eso solo puede ser positivo", afirmó en declaraciones a los medios locales.

El tercer hijo de Trump, fruto de su primer matrimonio con Ivana Trump, describió el hotel MacLeod House & Lodge Hotel, en la localidad de Balmedie, como "uno de los lugares más mágicos del mundo, uno de los lugares más bellos del mundo".

Además de este complejo, Trump regenta otro hotel de lujo, el Trump Turnberry, ubicado en la región de Ayrshire, en el suroeste de Escocia, donde está previsto que se aloje este fin de semana, tras su llegada el viernes por la noche al aeropuerto Prestwick de Glasgow.

El hijo del presidente estadounidense dijo que está "todavía por decidirse" si Trump visitará el MacLeod House & Lodge Hotel y adelantó que se verá con su progenitor en el complejo de Ayrshire.

Añadió que su visita a Escocia estaba planeada con anterioridad a la del presidente y que es "emocionante" que coincidan.

"No lo veo tanto como solía verlo, así que estoy emocionado de pasar un par de días con él. Lo vamos a pasar muy bien", apuntó el hijo de Trump.

El presidente de Estados Unidos llegó hoy a Londres junto a su esposa Melania y está previsto que mañana por la tarde viaje a Escocia para una visita de fin de semana que carece de agenda oficial, después de haberse reunido con la primera ministra británica, Theresa May, y tomar el té con la reina Isabel II de Inglaterra.

Su llegada al Reino Unido ha generado una ola de protestas ciudadanas en rechazo a sus políticas, sin precedentes desde las masivas movilizaciones de 2003 contra la guerra de Irak.

Durante el viernes y el sábado tendrán lugar varias concentraciones de protesta, que se prevén multitudinarias, en Glasgow, Edimburgo y Aberdeen, las principales ciudades escocesas, así como ante los campos de golf propiedad de Trump.