Diario Vasco

Pamplona, 12 jul (EFE).- Un encierro veloz y limpio, con toros de la ganadería de Victoriano del Río Cortés, ha puesto la emoción a la séptima jornada de los Sanfermines, donde la fiesta continúa para los de casa, a la espera de que con el fin de semana comiencen a llegar visitantes dispuestos a apurar las últimas horas festivas.

La lluvia de nuevo ha hecho su aparición y ha acompañado al encierro, que ha durado 2 minutos y 20 segundos, con una manada liderada en gran parte del recorrido por dos toros negros y cerrada por un castaño, que, aunque se ha separado en algunos momentos de sus hermanos, no ha llegado a quedarse descolgado.

Con una menor presencia de corredores, se han vivido algunos momentos de tensión en la curva de la Estafeta al quedar algún corredor atrapado entre la pared y los toros, y en Telefónica, donde uno de los Victorianos ha caído momentáneamente al suelo muy cerca del vallado.

La carrera se ha saldado con dos corredores heridos, entre ellos un habitual del encierro, el pamplonés Jokin Zuasti, quien ha sufrido un traumatismo craneoencefálico leve y una herida en la nuca, de los que ha sido atendido en el hospital y posteriormente ha recibido el alta, al igual que el madrileño D.G.M., de 24 años, quien ha sufrido un traumatismo facial leve.

Pese a lo temprano del encierro, las ocho de la mañana, este no es el primer acto del programa oficial, ya que previamente todas las mañanas tienen lugar las dianas, una cita con la música con presencia de la banda municipal La Pamplonesa, gaiteros y "txistularis".

Trasnochadores que se resisten a ir a dormir y madrugadores recién levantados para ir al encierro y dispuestos a disfrutar de la fiesta se unen en esta cita con las melodías sanfermineras más populares.

La menor presencia de visitantes entre semana se deja notar en la ciudad, donde, sin embargo, la fiesta no cesa y continúa con los tradicionales almuerzos y comidas y un amplio programa de actividades para todas las edades y gustos.

A las actividades infantiles y juveniles programadas en diferentes espacios de la ciudad, se suman los conciertos de jotas, de música en la calle y de bandas de música durante todo el día, que continúan por la noche con las verbenas y la actuación de DJ Txurru.

Y es que la música ocupa un papel destacado en el programa de fiestas de San Fermín, y en este día además representantes de una docena de bandas de música de Navarra y País Vasco han sido recibidos por la corporación municipal.

Son las formaciones que apoyaron, en 1918, la celebración en Pamplona de un festival de bandas organizado por el consistorio, con ocasión a las fiestas de San Fermín. Entre otros hitos, de aquel encuentro salió al año siguiente la banda de música municipal de Pamplona, La Pamplonesa.

Los amantes del deporte rural han tenido también esta mañana una cita con el Torneo San Fermín de sokatira y exhibiciones de aizkora (hacha) femenina y de elaboración de tablas y corte de tronco con azada a cargo de los hermanos Kañamares.

Tras la comida, las peñas tomarán las calles en dirección a la plaza de toros, acompañadas por las charangas y perfectamente preparadas con la merienda que degustarán después del tercer toro, en un ritual que se repite tarde tras tarde.

En su recorrido se cruzarán con el desfile de Caballeros y Mulillas y banda de música, que desde la plaza Consistorial se dirigirá hasta el coso pamplonés, donde los toros de Victoriano del Río será lidiados por Pepín Liria, el Juli y Ginés Marín.

En ese mismo espacio, el torero Andrés Roca Rey, que salió ayer a hombros de la plaza monumental de Pamplona al cortar tres orejas, ha dado una clase de toreo a un grupo de niños, que, emocionados, han podido atender los consejos del diestro peruano, quien ha llegado a hacer de toro para alguno de ellos.