Diario Vasco

León, 12 jul (EFE).- Centenares de personas se han manifestado este mediodía por las principales calles del centro de León para exigir la continuidad y el mantenimiento del empleo en la planta que la multinacional Vestas Eólica tiene en la localidad leonesa de Villadangos del Páramo.

La dirección de la empresa ha anunciado el cierre de cinco de sus siete líneas de producción, lo que supondrá el despido de los 180 trabajadores eventuales a partir de agosto.

Además, este recorte en la producción podría suponer que la plantilla, actualmente de 400 empleados fijos, se viese reducida a una cifra residual por debajo del medio centenar de operarios, según ha advertido el presidente del comité de empresa, Juan García.

El comité de empresa exige el mantenimiento de todas las líneas de fabricación de las instalaciones de Villadangos, y más cuando se acaban de realizar subastas de energías renovables en España por las que se espera la instalación de 5000 MW de energía eólica en los próximos dos años.

Además de esto, los sindicatos recuerdan que Vestas Eólica ha sido seleccionada empresa proveedora para Gas Natural Fenosa, EDP y Enel Green Power en España con una capacidad aproximada de 650MW, y se continúa trabajando en ampliar esta cartera de pedidos.

García ha señalado que a partir del lunes iniciarán una huelga indefinida que se prolongará hasta el 4 de agosto y ha declarado que tienen puestas sus esperanzas en las reuniones que se celebrarán en los próximos días con responsables de los ministerios de Transición Energética e Industria.