Diario Vasco

Barcelona, 12 jul (EFE).- La mutua Asepeyo logró en 2017 un resultado económico de 91,3 millones de euros, un 9,9 % inferior al del año pasado, por el aumento de las bajas laborales por contingencias comunes, que crecieron un 12,8 % con respecto a 2016.

En un encuentro con periodistas, el director gerente de Asepeyo, Vicente Aparicio, ha asegurado que la mutua tuvo unos ingresos de 2.226,1 millones de euros, un 4,88 % más que en 2016, y devolvió 124,2 millones de euros a la Seguridad Social.

Las mutuas son entidades colaboradoras de la Seguridad Social y no tienen beneficios, sino que los excedentes que obtienen con su actividad sirven para dotar diversos tipos de reservas.

Aparicio ha asegurado que la gestión de servicios relacionados con accidentes de trabajo generó el año pasado un resultado positivo de 158,6 millones y la protección por cese de actividad de los autónomos aportó otros 15,7 millones, mientras que las bajas por enfermedades comunes provocaron pérdidas por valor de 83 millones de euros, un 42 % más que el año anterior.

Para asumir la gestión de los procesos de incapacidad temporal, las mutuas reciben de la Seguridad Social las cotizaciones por accidente de trabajo que paga en exclusiva el empresario por cada trabajador y una fracción de las cuotas que pagan empresarios y trabajadores por contingencias comunes.

Aparicio ha explicado que actualmente las mutuas reciben el 5 % de lo cotizado por un trabajador para hacer frente a bajas por contingencias comunes, y que para no generar pérdidas por este concepto deberían recibir un 6,87 %.

Asepeyo es la segunda mutua de España, por detrás de Fremap, y da cobertura actualmente a 2,16 millones de trabajadores en España, que registraron un total de 252.000 bajas el año pasado -con una media de 78,7 días de duración-, un 12,8 % más que el anterior y un 53 % más en relación a 2014.

El directivo ha comentado que las pérdidas generadas por las bajas por enfermedades comunes -por causas como depresiones, dolores de columna o traumatismos, por ejemplo- se cubren con cargo a reservas destinadas a ello y a otras de carácter complementario.

Además del problema de la financiación de las bajas por enfermedad común -a partir del decimosexto día el coste va a cargo de Asepeyo-, Aparicio ha lamentado la dificultad de las mutuas para retener a su personal medico.

Al depender del sector público, las mutuas no tienen libertad para subir salarios a su personal de forma discrecional, sino que están sujetas a la ley de presupuestos del Estado, y eso conlleva que algunos médicos fichen por hospitales del sector privado porque les ofrecen mayores sueldos, ha explicado Aparicio.

La mutua Asepeyo, que ha celebrado hoy su Junta General Ordinaria de Mutualistas, invirtió el año pasado 20,08 millones en mejorar y ampliar su red asistencial, formada por 178 delegaciones propias.

Cuenta con cuatro hospitales, dos propios y dos mancomunados, y con un hospital de día.

Asepeyo concedió el año pasado 5.824 ayudas por un valor total de 13 millones de euros, dado que pueden usar un 10 % de los resultados de la gestión de las contingencias profesionales a conceder ayudas sociales.