Diario Vasco

Madrid, 12 jun (EFE).- Dieciséis galeristas, cinco días y arte, "mucho arte", así se define el I Salon du Connaisseur, una iniciativa privada que reúne "obras únicas" de Sorolla, del taller de Gutenberg o de Murillo, entre otras, para que el gran público pueda disfrutar y comprar en una feria que es un "auténtico viaje del tiempo".

"Hablamos de piezas de museo que no están en el museo: un cuadro inédito de Sorolla de 1890; una biblia del taller de Gutenberg del XV, un dibujo preparatorio de Murillo para un cuadro posterior...", ha explicado a Efe el promotor del salón y galerista, Jorge Alcolea.

Abierto a partir de mañana en el número 12 de la calle de Velázquez es un evento gratuito que invita "toda clase" de interesados en el arte, "desde coleccionistas a eruditos pasando por los meramente curiosos", según Alcolea.

"La idea surge porque un grupo de anticuarios y galeristas me comunican que el mercado del arte está un poco pausado y en letargo. Queremos parecernos al Tefaf, desde el punto de vista selectivo e internacional, aunque todavía nos queda mucho recorrido", ha asegurado.

Antigüedades García, Galería Miguel Alzueta y Sala Nonell son algunas de las instituciones participantes en el salón, en el que una de las obras de mayor valor conocido es el retrato que hizo Sorolla a un hebreo, en 1898.

Se trata, detalla, de una pieza de "un millón de euros" que refleja los saberes y facultades del pintor madrileño en su "máxima potencia y auge", ha explicado el especialista en arte Fernando Pinós.

En arte contemporáneo, el espectador puede encontrarse con "Dama", de Antonio Saura; "En el paddock de hipódromo de París", de Emilio Grau Sala, o "Caballete de pintor de alacena", de Julián Grau Santos.

También es posible encontrar un sillón de la época de Luis XV, un mueble original del artista John Tootthill o en unas butacas italianas de terciopelo y latón de Gigi Radice de los años 50.