Diario Vasco

Madrid, 4 may (EFE).- La Carrera de la Mujer que se disputará este domingo en Madrid ha unido a dos mujeres, supervivientes de experiencias dolorosas, que han descubierto que llevan recorridos en su vida más de 3.000 kilómetros.

Una es la atleta paralímpica española Gema Hassen-Bey, que sobrevivió a un cáncer de mama, y la otra es 'Amie', superviviente de la trata para explotación laboral y matrimonio forzado en Gambia.

Las asociaciones Wanawake -que lucha por generar empleo para mujeres en situación de vulnerabilidad- y Proyecto Esperanza -que desarrolla programas para mujeres víctimas de la trata- han renovado hoy sus esfuerzos de colaboración en el marco de la XIV Carrera de la Mujer.

Hassen-Bey, esgrimista paralímpica participante en cinco Juegos, prepara ahora el reto de convertirse en la primera mujer en silla de ruedas que sube el Kilimanjaro.

Amie huyó de su país y pidió asilo en España, donde su solicitud de asilo fue admitida y está en estudio.

Ambas correrán el domingo "para abanderar un proyecto de sensibilización social".