Diario Vasco

Nairobi, 6 mar (EFE).- El dibujante y activista ecuatoguineano Ramón Esono Ebalé, autor de obras críticas con el régimen de Teodoro Obiang Nguema, saldrá mañana de la cárcel de Malabo, donde lleva más de cinco meses, confirmó hoy a Efe su abogada.

"Me han notificado que ya se ha dictado la sentencia definitiva", explicó en conversación telefónica desde Malabo la letrada María Jesús Bikene, que especificó que Esono debería haber salido hoy mismo, si bien pero finalmente no fue posible porque lo han notificado demasiado tarde.

"Se hizo el mandamiento, pero como ya era tarde cuando la policía ha llegado a prisión con la orden de liberación, el jefe de cárcel ya no estaba", dijo Bikene, quien espera que mañana a primera hora se haga efectiva la sentencia.

El pasado 27 de febrero, la Fiscalía ecuatoguineana retiró los cargos de blanqueo y falsificación de dinero que pesaban sobre él, por los que fue detenido el 18 de septiembre de 2017 y enviado dos días más tarde a la cárcel de Black Beach, denunciada por torturas.

Bikene aseguró que el activista "está bien, dentro de como se puede estar en esa situación".

Desde el momento de su arresto, tanto el activista como sus allegados y la defensa negaron que Esono estuviera implicado en blanqueo y falsificación de dinero, y revelaron que, en un primer momento, la Policía lo había interrogado por sus cómics, dibujos y comentarios en redes sociales.

El activista fue detenido tras haber vuelto a Guinea Ecuatorial -residía en el extranjero desde 2011 y era la primera vez que regresaba a su país- para renovar su pasaporte, junto a un responsable de la Cooperación Española y un profesor del Colegio Español, que fueron interrogados y liberados posteriormente.

Su vuelta a Guinea Ecuatorial se debería a que no puede entrar sin un pasaporte en regla en El Salvador, nuevo destino de su esposa, cooperante española.

La abogada explicó hoy que cuando abandone la prisión aún necesitará que le hagan el pasaporte antes de abandonar el país de nuevo.

El encarcelamiento de Esono provocó la indignación de asociaciones internacionales y de la comunidad artística, que vienen exigiendo constantemente su liberación desde hace meses.

Desde su independencia de España en 1968, Guinea Ecuatorial está considerado uno de los países más represivos del mundo debido a las constantes detenciones y torturas de disidentes y las denuncias de repetidos fraudes electorales por parte de la oposición y de la comunidad internacional.

El pequeño país africano, gobernado desde el golpe de Estado de 1979 por Teodoro Obiang Nguema, que derrocó a su tío, Francisco Macías Nguema, cuenta con importantes yacimientos de petróleo, cuya explotación no ha generado, sin embargo, un aumento en el nivel de vida de la población, que sigue sumida en la pobreza.