Diario Vasco

El Cairo, 30 jun (EFE).- Las distintas partes del conflicto yemení han acordado facilitar todas las medidas necesarias para la llegada de ayuda humanitaria a los civiles, anunció hoy en una rueda de prensa en Kuwait el enviado especial de la ONU para el Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed.

El enviado especial detalló que este año, y gracias a la mejora de la situación de seguridad, la ayuda humanitaria llegó a cuatro millones y medio de yemeníes, mientras que el año pasado solo alcanzó a un millón y medio.

El diplomático recordó también en esa comparecencia ante la prensa en Kuwait, donde se celebran las enquistadas conversaciones de paz, que las dos partes han acordado reanudar las negociaciones el próximo 15 de julio, como anunció ayer en un comunicado.

También señaló que tanto las fuerzas gubernamentales como los rebeldes hutíes y sus aliados, los fieles al expresidente Alí Abdalá Saleh, han subrayado su compromiso con el cese de las hostilidades.

Sheij Ahmed explicó también que ha presentado a las partes yemeníes una propuesta para formar un Gobierno de unidad nacional y que este Ejecutivo se encargue de alcanzar una solución política completa y de terminar el borrador de la Constitución.

Pese a que, según el diplomático, las partes recibieron su propuesta de forma positiva, todavía no han llegado a un acuerdo sobre ella.

En las negociaciones participan las delegaciones del movimiento rebelde de los hutíes y sus aliados, las fuerzas del expresidente Ali Abdalá Saleh, por un lado, y los representantes del Gobierno del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, por el otro.

El pasado día 21, Sheij Ahmed urgió a los dos bandos beligerantes a ser valientes y hacer las "concesiones necesarias" para cerrar cuanto antes un acuerdo de paz.

El pasado domingo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a las partes en conflicto, durante una visita a Kuwait, a colaborar con su enviado especial para lograr una solución a la crisis.

El máximo órgano de decisión de la ONU pidió en una declaración, acordada por sus quince miembros, "flexibilidad" a las partes para lograr un acuerdo y defendió que el actual proceso de negociaciones es la mejor oportunidad para lograr la paz.