Diario Vasco

Madrid, 19 dic (EFE).- Las miradas de Charles Darwin y Herman Melville se cruzan en "Las Encantadas. Derivas por Galápagos", un libro que recoge textos de dos viajeros marcados por este archipiélago: uno halló las respuestas que darían lugar a "El origen de las especies", y otro inspiración para su obra "Moby Dick".

En el libro, editado por Círculo de Tiza, los escritores Carlos Jiménez Arribas, Francisco León y Francisco Ferrer Lerín recogen fragmentos del diario de Darwin y el relato de Melville "Las Encantadas" para ofrecer al mismo tiempo dos versiones diferentes de un viaje a un mismo lugar, las Galápagos, y separado apenas seis años en el tiempo.

A estos dos textos, espina dorsal de la obra, se unen los prólogos de Jiménez Arribas, poeta y traductor, y León, poeta y escritor, así como un epílogo firmado por Ferrer Lerín en el que se mezclan reflexiones y poesía como broche final.

Para Íñigo Echenique Acubens, ingeniero y arquitecto naval y conocedor del archipiélago de las Galápagos, "Las Encantadas. Derivas por Galápagos" aúna dos miradas "totalmente diferentes" sobre un viaje que fue "decisivo" para ambos, según ha contado en una entrevista con Efe.

"Por un lado recoge la mirada de un naturalista que hace una narración del viaje, que no es científica en exceso, pero que es diferente de la de Melville", ha explicado.

Así, las pesquisas sobre "el misterio de los misterios", el del origen del ser humano, contrastan con "el relato atormentado" y lleno de vigor del literato, que busca en las Galápagos "un significado oculto, una simbología".

"Melville era un ballenero, y su paso por las islas también le sirvió más tarde para escribir 'Moby Dick'", ha contado Echenique sobre esta novela, que fue "un fracaso más o menos rotundo" y que provocó que el escritor firmara con seudónimo su relato "Las Encantadas".

Además de a la creación de Melville, el título de la obra hace referencia a cómo se llamaba a las Galápagos cuando fueron un refugio "de piratas y convictos", lo que originó "un montón de historias tremendas" alrededor de este archipiélago.

En este sentido, Echenique ha apuntado que las Galápagos siempre han estado rodeadas de un halo de misterio por estar "aisladas" por corrientes que circulan entre ellas y que provocaban que fueran difíciles de encontrar para los marinos, así como refugio de especies, como las tortugas, que "han evolucionado" de manera diferente en cada uno de las islas.

La edición de "Las Encantadas. Derivas por Galápagos" está salpicada de ilustraciones de autores contemporáneos de Darwin y Melville porque, como ha recordado el arquitecto naval, "ninguno de los dos sabía dibujar bien".

"De hecho, Melville en el mismo libro de 'Las Encantadas' se queja cuando, al estar con Umala, la mujer abandonada en la isla, quiere plasmar su expresión pero no sabe dibujar", ha concluido.