Diario Vasco

Madrid, 28 jul (EFECOM).- El Enebro (Vega Sicilia y cárnica Valles de Esla) y sus cinco accionistas mayoritarios -Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo Álvarez Mezquiriz- se han asegurado el control de la compañía tras comprar el 13,7 % que tenía su otro hermano, Jesús David Álvarez Mezquiriz, vinculado a su padre.

Según un comunicado de El Enebro remitido a Efeagro, "los hermanos controlarán el 80 % de las acciones con esta operación y, "por tanto, los derechos políticos de El Enebro propiedad de Bodegas Vega Sicilia".

Los cinco accionistas mayoritarios poseen actualmente el 67 % de la citada sociedad.

La compra se ha ejecutado en dos fases: por un lado, El Enebro ha comprado el 10 % del paquete accionarial de Jesús David Álvarez Mezquiriz y éste ha concedido una opción de compra irrevocable del resto de su participación a sus cinco hermanos en una segunda parte, culminando así la venta de todas sus acciones.

Con este acuerdo -prosiguen- "los cinco accionistas mayoritarios de El Enebro se aseguran, aún más si cabe, el control de dicha sociedad".

El pasado 3 de julio una sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo desestimaba los recursos contra el presidente y máximo accionista de Eulen (Bodegas Vega Sicilia), David Álvarez, interpuestos por cinco de sus siete hijos, quienes decidieron no reconocer a su padre los derechos políticos y de usufructo que tenía en la sociedad.

Sin embargo, a juicio de los cinco hermanos, con la sentencia del Tribunal Supremo, la representación concedida a David Álvarez "queda sin efecto si los legítimos propietarios de las acciones acuden a las juntas de la compañía, como establece el artículo 185 de la vigente Ley de Sociedades de Capital".

Dicen que la sentencia, además, "reconoce a David Álvarez aquello mismo que le ofrecieron al inicio del litigio".

Y añaden que "la propia sentencia deja bien claro que la asistencia personal a la Junta del representado tendrá valor de revocación, según la mencionada Ley de Sociedades".

En su opinión "la legítima propiedad de El Enebro, y por tanto de Bodegas Vega Sicilia, así como sus derechos políticos, es decir el control de la sociedad, permanece en manos de sus cinco accionistas mayoritarios y no se altera en absoluto".

La batalla entre David Álvarez y cinco de sus hijos que se remonta a 2009.

Entonces, el presidente del grupo donó en vida sus acciones de El Enebro a sus hijos a cambio de que éstos le firmaran el 51 % de los derechos políticos y económicos que tenía en la sociedad.

David Álvarez apartó a cinco de los hijos de Eulen, después de que estos hubieran tratado de que su padre se retirara.

Y, como respuesta, los cinco hijos apartaron a su padre de la otra empresa, El Enebro.