Seis ayuntamientos de Bildu recurren los presupuestos de San Markos

Astigarraga, Usurbil, Pasaia, Hernani, Oiartzun y Lezo denuncian que les carga parte de los gastos del quinto contenedor, del que estos municipios no disponen

SAN SEBASTIÁNEFE

Los ayuntamientos guipuzcoanos de Astigarraga, Usurbil, Pasaia, Hernani, Oiartzun y Lezo, gobernados por Bildu, han presentado un recurso contra los presupuestos de la Mancomunidad de San Markos que, según argumentan, les carga parte de los gastos del quinto contenedor, del que estos municipios no disponen.

Los alcaldes de los seis pueblos, en los que la basura se recoge puerta a puerta, por lo que no tienen quinto contenedor -el dedicado a la recogida de residuos orgánicos- han comparecido en una rueda de prensa en San Sebastián para explicar los motivos del recurso que presentaron el pasado 31 de marzo ante la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).

La alcaldesa de Lezo, Ainhoa Zabalo, ha explicado que el pasado mes de noviembre, el socialista Denis Itxaso, presidente de la Mancomunidad que engloba a estos municipios y a otros de los alrededores de San Sebastián, presentó unos presupuestos en los que el gasto de la implantación del quinto contenedor se repartía entre todos los ayuntamientos de esta agrupación local.

De esta manera, los seis pueblos con sistema puerta a puerta (PaP) deben pagar parte de los costes de implantar el contenedor marrón en localidades como San Sebastián, Urnieta, Lasarte y Errenteria, lo que a juicio de los alcaldes de Bildu significa una vulneración de los estatutos de la mancomunidad.

Según los datos aportados por los alcaldes, este reparto del gasto implica que Hernani debe abonar 114.000 euros más que lo que le corresponde, mientras que Pasaia paga 93.000 euros más, Oiartzun 60.000, Lezo 35.000, Astigarraga 30.000 y Usurbil 3.000 más.

En el recurso se argumenta en primer lugar que el objetivo de la mancomunidad afecta al tratamiento de los residuos, y no a su recogida, y en segundo término, que únicamente los "gastos generales" de la mancomunidad se reparten entre todos de manera proporcional a la población de cada localidad. EFE